Carrizosa quita hierro a las bajas en medio de la desbandada en Ciudadanos

El líder catalán ha quitado relevancia al goteo de bajas del partido que les ha hecho perder incluso el grupo parlamentario en el Senado

El candidato de Ciudadanos al 14-F, Carlos Carrizosa, durante un acto electoral celebrado en Barcelona el 1 de febrero de 2021 | EFE/MP

El candidato de Ciudadanos al 14-F, Carlos Carrizosa, durante un acto electoral celebrado en Barcelona el 1 de febrero de 2021 | EFE/MP

El líder de Ciudadanos en Cataluña, Carlos Carrizosa, ha quitado hierro a las bajas que ha habido en el partido a pesar de la sangría constante de cargos que han abandonado sus filas desde la moción de censura que Cs y PSOE llevaron a cabo en la Región de Murcia y que terminó en fracaso y la deserción de tres de los seis diputados naranjas, que se pasaron al gobierno del PP.

Carrizosa dice ver “hasta cierto punto normal” que los miembros de Ciudadanos que “no crean que la formación pueda pactar con partidos de derecha o de izquierda” se vayan, pero ha querido matizar que “15 o 20 personas de entre miles de cargos que tenemos en Ciudadanos hasta cierto punto es normal“. “No sacudirá nuestras estructuras” ha opinado.

También ha denunciado que existe una “guerra de ocupación a nuestro territorio por parte del PP”, en referencia a los cargos electos de Cs que han renunciado a sus cargos en el partido y que han pasado a engrosar las filas del Partido Popular, como es el caso de Fran Hervías, uno de los fundadores de la formación en Cataluña, así como los tres diputados murcianos que ahora unen fuerzas con los ‘populares’.

Ante la debacle electoral que los naranjas vivieron el pasado 2019, que terminó con la dimisión del anterior líder de la formación, Albert Rivera, y la de las pasadas elecciones catalanas, que redujeron a 6 el número de miembros que integrarán el grupo en el Parlament, Carrizosa ha echado balones fuera y no ha considerado necesario reformular la propuesta de Ciudadanos para Cataluña.

En este sentido, ha atribuido los malos resultados a que “se celebraron en unas circunstancias muy particulares” y con una alta abstención “que afectó al electorado de Cs”.

Una sangría que no parece tener fin

Desde el inicio de la nueva crisis que azota a Ciudadanos, un número significativo de altos cargos han abandonado el partido de una forma constante, dibujando un goteo de bajas que llevó a la líder de la formación, Inés Arrimadas, a convocar y ampliar la Ejecutiva nacional.

Entre las bajas producidas destacan el Síndic de Cs por la Comunitat Valenciana, Toni Cantó, quien aseguró que abandonaba la política así como cinco de los senadores que formaban parte del grupo parlamentario en la cámara. De hecho, estas cinco bajas han dejado a Ciudadanos con cuatro senadores y, según el reglamento, si los componentes de un grupo parlamentario son menos de seis, este queda disuelto.

Las bajas en el Senado, además, conllevarán la pérdida de una subvención anual de 387.600 euros.