El Congreso activa el relevo de Rosa María Mateo tras perder TVE un 17% de audiencia en tres años

Los diputados empiezan a entrevistar a los 94 aspirantes a dirigir una RTVE que pasa por sus horas más bajas

Rosa María Mateo, administradora única de RTVE desde hace casi tres años, a su llegada al debate electoral del 28-A que emitió La 1 desde Prado del Rey el 22 de abril de 2019 | EFE/JJM/Archivo

Rosa María Mateo, administradora única de RTVE desde hace casi tres años, a su llegada al debate electoral del 28-A que emitió La 1 desde Prado del Rey el 22 de abril de 2019 | EFE/JJM/Archivo

Cada uno de los 94 candidatos al consejo de administración de Radio Televisión Española (RTVE) será examinado a partir de este miércoles por la comisión de nombramientos del Congreso de los Diputados. La previsión del Gobierno de Pedro Sánchez es relevar a la administradora única, Rosa María Mateo, antes del verano, con o sin el concurso del PP, pues, a diferencia del Consejo General del Poder Judicial, la cúpula de la corporación puede renovarse con mayoría absoluta.

Mateo heredará una televisión y radio estatales que pasan por sus horas más bajas. La 1 de TVE acabó 2020 con un 17% menos de la audiencia que tenía hace tres años, en enero de 2018, unos meses antes de que la veterana periodista se convirtiese en la única responsable del ente público. Un cargo que en teoría sería provisional y que, por el bloqueo del concurso para nombrar un nuevo consejo de administración, se ha alargado durante ya dos años y medio.

El concurso público, que las Cortes aprobaron en 2018 para intentar que RTVE tenga un mínimo de independencia política, ha fracasado, por decisión de la actual Cámara baja. Así, en lugar de elegir al presidente y los vocales de la corporación mediante un proceso que pusiera en valor méritos profesionales y no complicidades políticas, los partidos han optado por volver a la vieja fórmula —con algunos matices— de repartirse las sillas en función de voluntades partidistas.

La lógica partidista decide (otra vez) el futuro de RTVE

Aunque aún se desconoce a cabalidad cómo se elegirá el nuevo consejo en las Cortes (seis vocales le corresponde nombrarlos al Congreso y cuatro al Senado), lo que es seguro es que el cribado realizado durante meses por un comité de expertos elegido en 2018 por el poder legislativo quedará en nada. Esos expertos eligieron a los mejores veinte candidatos estudiando tanto sus perfiles como sus proyectos de gestión de RTVE, pero los parlamentarios no atenderán su criterio.

Fueron PSOE y PP quienes con su mayoría en la mesa de la comisión de control a RTVE dinamitaron el concurso público hace un par de meses. Pero eso no implica que las principales fuerzas del hemiciclo tengan pactado un nuevo consejo de administración, pues hasta ahora no han anunciado ningún acuerdo en ese sentido. Se prevé que Unidas Podemos intente hacer valer su peso parlamentario y gubernamental, e incluso ERC ha movido ficha para elegir a un consejero.

Aunque los partidos tuviesen solucionado el reparto, la renovación de RTVE no puede seguir adelante hasta que se pongan a examen los casi cien candidatos que en 2018 se postularon al ahora sepultado concurso público. En un principio eran 95, pero la candidata mejor valorada por los expertos, Alicia Gómez Montano, falleció hace un año este mes. Están invitados al Congreso desde Francisco Montemayor, el segundo mejor puntuado, hasta Alejandro Arroyo, con la nota más baja.

Históricos de TVE como Paco Lobatón, Miguel Ángel Sacaluga o Ramón Colom están entre el casi centenar de aspirantes. También lo está la fundadora de la Academia de Televisión, Isabel Raventós, que según fuentes mediáticas y de la casa sería la favorita del Gobierno de Sánchez a dirigir la corporación. Otros nombres en la lista de comparecientes son Carmen Sastre, exdirectora de los informativos, y Eladio Jareño, exdirector de TVE, ambos cesados por Rosa María Mateo.

Fuente: Kantar/Barlovento

TVE se deja un 2% de cuota en tres años de bloqueo

El citado concurso público que finalmente no despegó fue una de las grandes novedades de la modificación de la ley de radio y televisión pública, que el pasado septiembre cumplió tres años de haberse aprobado. Este es el tiempo que la renovación de RTVE conforme a la nueva ley ha estado bloqueada, por diversos motivos, la mayoría de índole política. Y ha sido a lo largo de estos años que las audiencias de la cadena pública han descendido muy significativamente.

En diciembre de 2017, La 1 de TVE le pisaba los talones a Telecinco y Antena 3, un escenario imposible a día de hoy. La principal señal del ente tenía entonces una cuota de pantalla del 11,4%, muy por encima del 9,4% con el que cerró este pasado diciembre. La diferencia es de dos puntos, pero en términos relativos supone una caída del 17,5% de audiencia en tres años, la mayoría de ellos con Rosa María Mateo teniendo el mando único de la corporación.

El hundimiento es mucho más impactante en los informativos. Hace tres años, el Telediario de La 1 era el líder del formato con una cuota media del 14,3% firmada en diciembre de 2017. Ese mismo mes, pero de 2020, le sitúa en la tercera casilla, con un share del 11,8%, por debajo de de Antena 3 (con una cuota media del 17,7%) y Telecinco (el 14,7%). En su paso del primer al tercer informativo en audiencia, el Telediario perdió casi una quinta parte de sus televidentes.

Si se suma la cuota televisiva de toda RTVE (La 1, La 2, 24 Horas, Clan y Teledeporte), el grupo ha perdido también casi dos puntos en estos tres años, pasando de un 17,7% a finales de 2017 a un 15,8% en la recta final de 2020. De esta tendencia negativa no es ajena la radio. RNE sufrió la peor caída de todas las radios en la segunda mitad del año pasado, perdiendo casi 200.000 oyentes solo en Radio Nacional, según el Estudio General de Medios.

Las incógnitas en torno a TVE

En su informe anual de audiencias de 2020, la consultora Barlovento Comunicación dedica un apartado a “los interrogantes de TVE“, señalando que su cuota de pantalla en el año empató con la de 2019, que a su vez fue su mínimo histórico anual. Ello, a pesar de que la pandemia de la Covid-19 ha significado para las televisiones mucha más atención por parte de los televidentes, que confinados o con medidas restrictivas han dedicado más tiempo a la pantalla.

“Se aprecia que las diferencias de La 1 con las dos privadas aumentan, hasta el punto de que el liderazgo de Antena 3 en las dos ediciones principales ha aumentado su distancia en el concepto de audiencia media y cuota”, señala Barlovento. La consultora también subraya que está por resolverse la elección del nuevo consejo de administración de RTVE, pues “la percepción de interinidad es cierta en casi todas las áreas de la televisión pública”.

“En los últimos años se viene señalando la enorme dificultad por la que está pasando RTVE, que cada retraso o aplazamiento de estos asuntos deteriora la marcha de la empresa pública”, añade el informe, que destaca “la prioritaria necesidad que tiene la ciudadanía de disfrutar de una radio y televisión pública de la que todos o, al menos una gran parte de la ciudadanía, nos sintamos orgullosos y con sentido de pertenencia”.