El entorno de Enrique López califica el chivatazo de Bárcenas de “fuego amigo”

El entorno del consejero considera que se trata de "un toque" de Génova que no tendrá más repercusión.

Isabel Díaz Ayuso, Javier Fernández-Lasquetty y Enrique López./ EFE

Isabel Díaz Ayuso, Javier Fernández-Lasquetty y Enrique López./ EFE

El Partido Popular en la Asamblea de Madrid quiere encontrar al “filtrador” del chivatazo que señaló al consejero y secretario de Justicia del PP, Enrique López, como intermediador del abogado del partido, Jesús Santos, y un empresario que habría servido de enlace del ex tesorero del PP, Luis Bárcenas.

El abogado del PP, Jesús Santos, se reunió una docena de veces entre 2017 y 2019 con un íntimo amigo que hacía de enlace con Luis Bárcenas, tras facilitárselo el consejero de la Comunidad de Madrid y secretario de Justicia del PP Enrique López, según publicó El Mundo. El entorno del consejero califica este chivatazo de “fuego amigo”.

“No me planteo dimitir. Me limité a presentar a dos conocidos hace un par de años y nada más. Esa ha sido mi intervención. No he participado nunca en ningún tipo de interlocución ni directa ni indirecta entre el PP y Bárcenas”, zanjó este miércoles López en unas declaraciones a La Sexta.

En pleno juicio por la ‘caja B’, fuentes cercanas a López ponen la ‘mano en el fuego’ y califican ahora el chivatazo como “fuego amigo”. Las mismas fuentes consideran que Génova le ha querido pegar un ‘toque’, como ha hecho en anteriores ocasiones.

El protagonismo de López frente a Ayuso

Se refieren a las declaraciones del líder del PP, Pablo Casado, y de otros dirigentes de la dirección nacional sobre las negociaciones que el propio López mantuvo con el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, para sacar adelante la reforma del Poder Judicial. Mientras el consejero madrileño aseguraba que ambos partidos habían llegado a un acuerdo para renovar el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), desde Génova negaron la mayor.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y, en segundo plano, el vicepresidente Ignacio Aguado. Foto: EFE

En su momento, López se ganó la confianza de la dirección popular, pero un excesivo protagonismo frente a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, cuando ésta centraba todas las críticas del Gobierno de coalición por la gestión de la pandemia, tampoco cayó bien dentro del partido. Muchos vieron estos hechos como un claro proponente a ocupar su puesto, si Ayuso ‘caía’ ante una posible moción de censura liderada por el PSOE-M.

De hecho, el diputado de Unidas Podemos en la Asamblea de Madrid, Jacinto Morano, se atrevió a pronosticar el pasado mes de septiembre, que “cuando llegue el momento” el vicepresidente de la Comunidad, Ignacio Aguado, colocará a López al frente del Gobierno regional.

El anuncio no se ha cumplido, pero el propio Aguado también apuntó en la misma dirección este miércoles, sobre el chivatazo, tras la celebración del Consejo de Gobierno: “Yo creo que las respuestas que ustedes pueden necesitar no están en la Puerta del Sol sino en Génova 13. Es allí donde tienen que llamar”.

El entorno de López considera que el chivatazo ha sido un ‘toque de atención’ desde Génova, pero niegan que el consejero vaya a dimitir y, por supuesto, no habrá ninguna repercusión más allá de esto. También recuerdan que López, al fin y al cabo, ha ayudado con muchos problemas judiciales al Partido Popular.

Desde su puesto de magistrado en la Audiencia Nacional intentó juzgar la Gürtel y después los papeles de Bárcenas pero fue recusado. López guarda muchos secretos del partido y quizás, apuntan las mismas fuentes, el malestar de la cúpula actual también venga de ahí. El consejero madrileño representa al ‘viejo PP’ del que Pablo Casado busca ahora distanciarse.

Cierre de filas ante el clamor de la oposición

Sin embargo tanto en la Comunidad como en Génova, los populares escenifican estos días un cierre de filas con López ante el clamor de la oposición. La noticia “no tiene ningún recorrido y no hay nada reprochable”, por ser una cuestión que tuvo lugar hace casi cuatro años, antes incluso de su entrada en política, señalan desde el PP en la Asamblea de Madrid.

Los socialistas no lo ven tan claro y ya apuntan a que será el ‘tema estrella’ los próximos días y mientras dure el juicio a Bárcenas. El PSOE de Ángel Gabilondo ya ha anunciado que solicitará la reprobación del consejero si no hay “explicaciones convincentes” sobre unos hechos que, “de ser así”, serían suficientemente graves como para que López presentara su dimisión, según el socialista.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, conversa con el portavoz socialista, Ángel Gabilondo. Foto: Efe

“Igual estoy confundido, pero no sé si esta es la labor ordinaria como juez… Pero si es así, igual los que no somos expertos necesitamos un ratito para que nos lo explique”, argumentó Gabilondo.

El partido de Iñigo Errejón, Más Madrid, se adelantó al resto de grupos y ya ha registrado preguntas para los populares a raíz del tema a la Mesa de la Asamblea. En primer lugar, piden poder acceder a la agenda del consejero durante todo 2019, así como una seria de preguntas para que sean respondidas por escrito sobre el caso, como por ejemplo: “¿Ha tenido relación el nombramiento de don Enrique López y López como consejero de Interior, Justicia y Víctimas del Terrorismo con el hecho de haber mediado entre el Partido Popular y don Luis Francisco Bárcenas Gutiérrez?”.

Unidas Podemos y su portavoz, Isa Serra, simplemente se limitan a decir que López debe dejar el puesto tras haberse conocido su labor de mediación. El juicio a Bárcenas verá estas semanas su traslación a la política madrileña con Enrique López en el foco de las críticas.