El Gobierno cede al ultimátum del PNV y desbloquea la transferencia del ingreso mínimo vital

El Consejo de Ministros ha aprobado este martes un real decreto por el que se regulan la organización y funciones de la comisión de seguimiento del ingreso mínimo vital

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez y el portavoz del PNV Aitor Esteban, en una sesión en el Congreso. Foto: EFE

El Gobierno vuelve a ceder ante el PNV por miedo a perder sus votos en sede parlamentaria y agiliza los trámites para la transferencia del Ingreso Mínimo Vital (IMV) al País Vasco. En plena negociación sobre la reforma laboral, los jeltzales se han plantado reclamando materializar este acuerdo. De lo contrario, el PNV no colaborará «en ningún tema». Es decir, los vascos amenazan con no seguir siendo ‘muleta parlamentaria’ del Ejecutivo de coalición.

Al escuchar estas declaraciones públicas en boca de su líder, Andoni Ortuzar, y también en el seno de las negociaciones que mantienen estos días Gobierno y PNV para sacar adelante la reforma laboral, en Moncloa se han puesto manos a la obra. Así, el Consejo de Ministros ha aprobado este martes un real decreto por el que se regulan la organización y funciones de la comisión de seguimiento del ingreso mínimo vital (IMV), prevista en la ley aprobada el pasado diciembre en el Parlamento.

Se trata de uno de los dos órganos de participación y gobernanza, junto con el consejo consultivo, que tendrán que hacer el seguimiento de la prestación y de los desarrollos que se vayan produciendo, como el sello social de inclusión o el incentivo al empleo.

La comisión se seguimiento, órgano de cooperación administrativa, estará compuesta por una presidencia (que corresponde al ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá), una vicepresidencia (secretario de Estado de la Seguridad Social y Pensiones, Israel Arroyo) y 46 vocalías.

Habrá también un representante por cada comunidad y ciudad autónoma, mientras que, en el ámbito municipal, estarán representados los 12 municipios con mayor número de población, así como otros que por su representatividad sean propuestos por la Federación Española de Municipios y Provincias.

«Pequeños pasos» para la transferencia del IMV

El Gobierno pretende demostrar así a su socio de investidura que desde el Ejecutivo «se están dando pequeños pasos constantemente» para que la transferencia del IMV «sea una realidad», señalan fuentes gubernamentales.

En una entrevista realizada este martes en Radio Nacional, la ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, avanzó al PNV que la transferencia «se culminará en las próximas semanas». «Está firmado, se ha reiterado», y en ese momento se está, expuso, «en un cruce de documentos, poniendo puntos y comas, para dar seguridad jurídica a esta transferencia a la que nos habíamos comprometido», señaló.

La ministra portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, da una rueda de prensa tras la reunión del Consejo de Ministros este martes en el complejo del Palacio de La Moncloa. EFE/ Fernando Alvarado
La ministra portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, da una rueda de prensa tras la reunión del Consejo de Ministros. EFE/ Fernando Alvarado

Con esto, el Gobierno pretende desbloquear así la negociación que mantiene con el PNV para aprobar en sede parlamentaria la reforma laboral pactada con los agentes sociales. La portavoz recuerda que «el PNV es un partido al que el Gobierno recurre» pero «también» con el que comparte gobierno en el País Vasco. «Es un partido con el que nos entendemos, y espero alcanzar un acuerdo en materia de reforma laboral, y este asunto, del IMV, se culminará en las próximas semanas», advirtió.

El PNV rechaza la «temporalidad» que propone Escrivá

Desde el PNV apuntan a Economía Digital que «no es que sea algo como para tirar cohetes» e, incluso, critican que se llegue «tarde2, ya que el Gobierno se comprometió a regular esta comisión de seguimiento hace un mes. Desde la formación mantienen recelo respecto a que se materialice el acuerdo, «tal y como se pactó», tras las declaraciones del ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá.

El ministro dio a entender hace unas semanas que la transferencia se realizaría pero se haría de forma provisional. Para la formación vasca esta condición de temporalidad no es «aceptable», por lo que, «en ningún caso«, aceptarán la transferencia de esta manera. «Estas no son las condiciones que pactamos», explican desde el partido.

El portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, insiste en que su partido «no está más cerca» de apoyar la reforma laboral acordada entre Gobierno, sindicatos y patronal, y que la posición de la formación nacionalista en estos momentos sigue siendo la de «un no rotundo».

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, habla con el portavoz del PNV, Aitor Esteban, en el Hemiciclo. Foto: EFE

Los vascos añaden ahora una coletilla tras conocer la intención de Pedro Sánchez, de mirar a Ciudadanos si los números no dieran con sus socios independentistas y nacionalistas, para sacar adelante la reforma: Me tentaría la ropa antes de sacar adelante la reforma laboral con esa derecha casi extrema que representan Ciudadanos y UPN».

El presidente Andoni Ortuzar dijo este martes que el PNV «no tiene ningún interés en alterar la situación política española» y que prefiere agotar la legislatura. Los vascos rechazan figurar en un pacto con los ‘naranjas’ y así se lo han hecho saber al presidente del Gobierno.

Los jeltzales aseguran que no hay que «poner patas arriba» el acuerdo, sino que «se podría mantener el núcleo, pero acondicionando algunas cosas», algo que, en su opinión, «entendería Europa y deberían entender tanto patronal como sindicatos». Pero los agentes sociales rechazan tocar ni una sola coma, tal y como publicó Economía Digital.

«Hace tiempo que les dijimos que se deben priorizar los convenios autonómicos. Para nosotros es algo imprescindible. Lo que queremos es reforzar nuestro modelo de negociación, sobre todo, teniendo en cuenta, además, de que aquí el mapa de los sindicatos es distinto y las relaciones sociolaborales son diferentes», señaló el portavoz del PNV en el Congreso.

En su opinión, «no hay tanto problema» por parte de los sindicatos firmantes del acuerdo para que la reforma recoja la reivindicación del PNV, ya que, «según lo que hemos hablado, CCOO no tendría ningún problema, y UGT al principio sí que estaba en duda, pero, después, lo dio por bueno».

«Lo que sucede es que una parte de la patronal ha decidido no aceptarlo, y el Gobierno no se ha dado cuenta de que no es suficiente lograr un acuerdo a nivel social y luego presionar, presionar y presionar, sin hacer ninguna modificación para que el Parlamento lo apruebe. Las cosas no se hacen así», insistió Esteban.

La formación vasca sigue haciéndose la dura e insta al Gobierno a que trabaje para lograr una mayoría, tras considerar que sería «importante» lograr el apoyo de los que posibilitaron la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno.