El Govern desestima la ayuda de la Policía pese a la escalada de la violencia en Barcelona

El 'conseller' Miquel Sàmper afirma que no se plantea un refuerzo de la Policía Nacional: "Si no ha sido necesario hasta ahora esperamos que no lo sea"

El conseller de Interior, Miquel Sàmper, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, tras la reunión que mantuvieron para valorar los disturbios tras las protestas en apoyo de Pablo Hasel, el 1 de marzo de 2021 | EFE/AD/Archivo

El conseller de Interior, Miquel Sàmper, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, tras la reunión que mantuvieron para valorar los disturbios tras las protestas en apoyo de Pablo Hasel, el 1 de marzo de 2021 | EFE/AD/Archivo

Tras casi dos semanas de protestas que siempre acaban en altercados, saqueos de tiendas en el centro de Barcelona e incluso la quema de una furgoneta de la Guardia Urbana, la Generalitat tiene la fe de que ya “haya pasado” el “momento álgido de la violencia” que ha caracterizado las manifestaciones posteriores al encarcelamiento del rapero Pablo Hasél.

Amén de esa esperanza, el Departamento de Interior no estima necesaria la colaboración de la Policía Nacional, según ha confirmado este lunes el propio conseller Miquel Sàmper tras reunirse con el vicepresidente del Govern en funciones, Pere Aragonès; la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau; y la consejera de Presidencia, Meritxell Budó, entre otros.

En el encuentro también han estado presentes el mayor de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero; el teniente de alcalde de Seguridad de Barcelona, Albert Batlle, y el intendente mayor de la Guardia Urbana, Pedro Velázquez. Y tras la reunión, Sàmper ha afirmado que hasta ahora ni se ha planteado un hipotético refuerzo de la Policía Nacional.

Destacando la colaboración entre Mossos y Guardia Urbana, el consejero ha expresado que, “si no ha sido necesario hasta ahora” el refuerzo de policías nacionales, “esperamos que no lo sea”. “Quizá las manifestaciones continuarán pero esperamos que la violencia no lo haga”, ha añadido, pese a que los desórdenes llegaron a máximos el pasado fin de semana.

Sàmper ofrece protección a la Guardia Urbana

Tras el incendio de una furgoneta de la Guardia Urbana, que generó indignación policial y política, Miquel Sàmper se ha comprometido este lunes a “poner a disposición” de la policía municipal “todos los elementos de estudio que se puedan hacer para proteger sus comisarías”.

También ha recordado el ataque “inaudito” contra la comisaría de los Mossos en Vic el pasado 16 de febrero, los incendios de semáforos y árboles que han puesto en riesgo viviendas cercanas a los incidentes, y los ataques a entidades bancarias y comercios que han intranquilizado a la capital catalana de la misma forma que en los disturbios de otoño de 2019.

El consejero de Interior ha explicado que convocó la reunión tras iniciar contactos con varios dirigentes el pasado sábado y, en concreto, para conocer “la visión de los dispositivos de seguridad de consistorio” tras casi dos semanas consecutivas de disturbios en la ciudad condal. También se reunirá con alcaldes de otros municipios afectados por los disturbios.

Sàmper ha pedido “separar el ejercicio de los derechos fundamentales de reunión y manifestación de las acciones violentas” y ha detallado que durante los altercados ha habido “detenidos de muchos grupos y heterogéneos”. “Hay gente que proviene del extranjero. De las 14 detenciones hechas el sábado pasado, siete estarían en el marco del movimiento anarquista”.

Por su parte, Ada Colau ha asegurado que “la violencia nunca está justificada, nunca es el camino y menos cuando se pone en peligro la integridad de las personas”.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para estar informado con las últimas noticias sobre política en Cataluña