El PSOE ve débil a Iglesias y se lanza a por sus votantes

Los socialistas piensan que no hay que confrontar con Podemos, pero tampoco hay que dejarle la oposición de Vox.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d), participa en un acto de campaña del PSOE para apoyar al candidato socialista a la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo (i), en Getafe, este domingo. Más polarizada si cabe que al principio, la campaña para las elecciones madrileñas del 4 de mayo llega a su ecuador con más debate ideológico que propositivo y con gran presencia de los líderes nacionales de los partidos. EFE/ Chema Moya

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d), participa en un acto de campaña del PSOE para apoyar al candidato socialista a la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo (i), en Getafe, este domingo. Más polarizada si cabe que al principio, la campaña para las elecciones madrileñas del 4 de mayo llega a su ecuador con más debate ideológico que propositivo y con gran presencia de los líderes nacionales de los partidos. EFE/ Chema Moya

La nueva estrategia del PSOE también pasa por quitar votos a su socio, Unidas Podemos, de cara a las elecciones del 4 de mayo. Los socialistas no ven que el ‘efecto Iglesias’ haya dado más votos a los morados. Los sondeos otorgan a Podemos un estrecho margen para conseguir entrar en la Asamblea de Madrid. El último, la encuesta que este martes publicó El País, apenas da a la formación un 7,8% de los votos. En el PSOE ya miran por el retrovisor para captar a ese votante que pide un cordón sanitario contra Vox.

El candidato socialista, Ángel Gabilondo, se ha adelantado a Podemos pidiendo “aislar a Vox”. “Forma parte de la estrategia”, comentan algunos, para evitar que Podemos capitalice el discurso contra el partido de Santiago Abascal. De ahí que los socialistas se hayan sumado a la estrategia de mantener la tensión en campaña y así movilizar a su electorado.

“No hay que dejarles la oposición a Vox”, señalan fuentes del PSOE sobre Podemos. El presidente del Gobierno fue el primero en participar en la contienda asegurando que Vox “cruzó una línea” al cuestionar las amenazas al líder de Podemos; el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y la directora de la Guardia Civil, María Gámez, y emplazó a los progresistas, en un mitin este fin de semana, a impedir que “la extrema derecha gobierne con el PP”.

Sánchez lamenta que “los ultras” se hayan “asomado a los medios esparciendo el discurso del odio”. Mientras que el candidato socialista, Ángel Gabilondo, propone directamente hacer un cordón sanitario a Vox porque “es una amenaza para la democracia”.

El candidato socialista a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo. Foto: EFE/ PSOE/Eva Ercolanese

Un 22% de socialistas siguen indecisos con su voto, tal y como desveló el último CIS de Madrid la semana pasada. En el PSOE madrileño tachan de “error” el haber comenzado la precampaña buscando el voto de Cs. “Este giro hacia la izquierda se ha hecho tarde”, comentan a ED.

Los socialistas también temen que Mónica García, la candidata de Más Madrid, les supere y, por ello, se han marcado primero ir a por el partido más débil en su bloque para ir ganando terreno en la izquierda. Ese es el voto de los indecisos o desilusionados con Podemos.

El chalet de Galapagar o los líos judiciales han terminado por dinamitar el voto morado en la Comunidad en detrimento de Más Madrid. Algo que los socialistas no están dispuestos a consentir y se afanan en conseguir con el miedo a la “extrema derecha”.

Críticas a la estrategia

Sin embargo y según ha podido saber ED, en un sector del PSOE tampoco gusta que se “culpabilice” de algún modo de las últimas amenazas y actos violentos al partido de Santiago Abascal. Las mismas fuentes advierten que “es muy arriesgado” la estrategia de confrontar con Vox ante un posible “desgaste” de Pedro Sánchez.

A un veterano socialista le recuerda al famoso vídeo del doberman, en la campaña de Felipe González, donde el partido jugaba con el ‘factor miedo’ a que llegase un gobierno del PP. Este dirigente expone que “se están equivocando porque, al ir a por Vox, están reconociendo en campaña que el PP es el ganador de estas elecciones”.

Ministros y dirigentes socialistas se dirigen a la candidata del PP, Isabel Díaz Ayuso, estos días para pedirle que aclare si formaría gobierno en la Comunidad de Madrid con Vox.

En Moncloa sostienen, como ya publicó ED, que no deben confrontar con Podemos porque quita votos al PSOE y a la izquierda en general. Pero tampoco hay que dejarles la oposición a Vox si quieren de verdad aspirar a quitar el voto a Iglesias de cara a las próximas elecciones generales.