Sociedad Civil Catalana ejercerá la acusación contra David Madí

Sociedad Civil catalana y otras cinco entidades constitucionalistas ejercerán la acusación popular contra los investigados por la operación Voloh

Sociedad Civil Catalana (SCC) y otras entidades constitucionalistas se han personado este lunes como acusación popular en la causa que se sigue en un juzgado de instrucción de Barcelona a raíz de la operación Voloh, por la que se detuvo a los empresarios independentistas David Madí, Xavier Vendrell y Oriol Soler.

El Juzgado de Instrucción número uno de Barcelona investiga a estos empresarios por su presunta vinculación con la financiación del ‘procés’ y supuestos casos de corrupción política.

Además de Sociedad Civil Catalana, las otras entidades constitucionalistas que se han sumado a esta iniciativa legal son Barcelona con la Selección, Cataluña Suma por España, Impulso Ciudadano y Llibertats.

Estas entidades actuarán unidas bajo una única representación procesal. Esta estará dirigida por los abogados Josep Maria Fuster-Fabra, Luis José Gómez Álvarez y Miguel Capuz.

En un comunicado, las entidades promotoras indican que la razón que motiva su personación en el proceso es “la gravedad de los hechos investigados que perseguían la destrucción del orden constitucional vigente y que, presuntamente, han supuesto un desvío de fondos públicos”.

Los promotores de la iniciativa legal contra Madí, Vendrell y Soler anuncian que llegarán hasta el final

Por ello, subrayan que se proponen “llegar hasta el final y depurar todas las responsabilidades” que se deriven de los hechos investigados.

Madí, Vendrell, Soler y los otros seis detenidos que pasaron a disposición judicial en la operación Voloh quedaron en libertad provisional el 30 de octubre pasado, dos días después de iniciarse la operación policial.

La fiscalía no solicitó medidas cautelares contra los investigados. La Guardia Civil les ha vinculado con supuestos delitos como desórdenes públicos, tráfico de influencias y cohecho, tras intervenir numerosas conversaciones telefónicas y privadas que les conectarían con la presunta financiación ilegal del proceso independentista. Además, también se investiga las conversaciones sobre contrataciones con la Generalitat.

El más conocido de los investigados es Madí. En 2011 dejó el primer plano de la política para dedicarse a la empresa privada. Fue alto cargo de los gobiernos de Jordi Pujol y director de las campañas electorales de Artur Mas.

Vendrell fue consejero de la Generalitat durante el segundo tripartito mientras que Soler es un empresario de medios catalanes. Los dos están en la órbita de ERC.