Junts decide quedarse fuera de la mesa de diálogo

Jordi Sànchez rechaza cambiar los nombres propuestos por miembros del Govern, y arremete contra un supuesto "veto" de Moncloa

El secretario general de Junts per Catalunya, Jordi Sànchez, durante una rueda de prensa / EFE

Junts per Catalunya ha decidido no cambiar los nombres para la delegación propuestos por la formación, que Pere Aragonès y los consellers de ERC han vetado. La negativa del partido de Puigdemont significa a la práctica que declinan participar de esta negociación, a la que solo asistirán los consellers de Govern republicanos.

Pese a que Junts se ha plantado por la exigencia de Aragonès, ha evitado polemizar contra el presidente de la Generalitat y ha acusado a Moncloa de haberles “vetado”, y lamentan esta “nueva injerencia” desde el Gobierno de España: “No hemos dejado sillas vacías, no se nos ha dejado entrar”.

“La política está llena de contradicciones”

“Nosotros nos vemos fuera hasta que nos vuelvan a abrir la puerta”, ha lamentado Sànchez, tras asegurar que su partido es “incómodo”. Preguntado por si Jordi Puigneró asistirá a la mesa, ha asegurado que la propuesta es de cuatro nombres y no solo de uno, como son Jordi Turull y Míriam Nogueras.

Sànchez también se ha negado a romper el Gobierno, pese a la crisis abierta con ERC: “La política está llena de contradicciones”. El líder de Junts también ha insistido en cómo fue la mesa de diálogo, que se ha situado como un ejemplo de “soberanía” y “unidad” porque en esa ocasión también hubo presiones exclusivamente a miembros del Govern.

El partido evita así una confrontación directa con su socio de Govern, aunque cumple su objetivo de desmarcarse de la mesa de diálogo con Pedro Sánchez. Junts lleva meses cargando contra este órgano. Quim Torra, Laura Borràs o Jordi Puigneró atacaron el órgano que se reunirá mañana, asegurando que si no había amnistía y autodeterminación debían levantarse.

Moncloa apoya a Aragonès

Pese a que Moncloa no ha hecho ningún veto a Junts, pese a las palabras de Jordi Sànchez, sí que ha apoyado a Aragonès en su negativa de aceptar personas que no formen parte de la mesa de diálogo. El Gobierno cree que si finalmente se hubiese incorporado a los dirigentes independentistas que se habían beneficiado de los indultos, la negociación no se habría producido.

La ministra portavoz, Isabel Rodríguez, ha reconocido no estabán dispuestos a negociar con el líder de Junts, Jordi Sànchez, el número dos de la formación, Jordi Turull, ni la portavoz en el Congreso, Miriam Nogueras, ya que no forman parte activa del Gobierno de Cataluña. “Absolutamente no”, ha afirmado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para estar informado con las últimas noticias sobre política en Cataluña