Las comunidades intensifican sus restricciones tras la Semana Santa

Castilla y León, Madrid y Cantabria endurecen sus medidas sanitarias sobre la hostelería o la movilidad para evitar la llegada de una cuarta oleada de contagios

La Guardia Civil realiza un control entre Laredo y Colindres. EFE/ Miguel Ramos/Archivo

La amenaza de una cuarta oleada de contagios de coronavirus ha provocado la reacción de las primeras comunidades autónomas que ya preparan un endurecimiento de las restricciones sanitarias para evitar la expansión de la enfermedad.

Un total de 12 regiones han superado de nuevo la incidencia acumulada de 50 casos positivos por cada 100.000 habitantes, lo que ha activado todas las alertas y les ha obligado a replantear sus medidas de control, justo cuando acaba de finalizar la celebración de la Semana Santa.

Castilla y León, Madrid y Cantabria han sido las tres primeras autonomías en comunicar un endurecimiento de sus planes de choque contra la Covid-19 tras dejar pasar los días festivos. Mientras que Galicia, País Vasco y Valencia han puesto a pensar a sus técnicos sanitarios para valorar si es necesario un cambio de rumbo en la estrategia sanitaria que impida la aparición de rebrotes en los próximos días.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha confirmado este lunes que España se enfrenta a un cambio de tendencia, aunque no ha querido aventurar si representará finalmente una nueva oleada, como la que ya sacudió el país en los dos primeros meses del año. “Estamos en un claro ascenso pero tenemos que ser prudentes para ver a dónde nos lleva este repunte”, ha remarcado. Mientras, fía el éxito en la contención de la enfermedad al avance de la vacunación.

Castilla y León cierra el interior de la hostelería en cinco capitales

Uno de los movimientos más decididos para frenar el virus lo ha tomado la Junta de Castilla y León, que ha anunciado este lunes el cierre del interior de los bares y restaurantes en todos los municipios que superen una incidencia acumulada de 150 casos por cada 100.000 habitantes, tal y como recomiendan los expertos del Ministerio de Sanidad.

La decisión afectará a cinco capitales de provincia (Valladolid, Burgos, Palencia, Segovia y Soria), así como a otros 16 municipios que han entrado en el umbral de riesgo alto para la salud pública debido al repunte de los contagios en los últimos días.

Un par de clientes conversa en la terraza de un bar en Valladolid. EFE/R. García/Archivo

Las restricciones, que entrarán en vigor este martes, también abocarán al cierre a los locales de las casas de apuestas afectados. Sin embargo, sí que se mantendrán operativos tanto los gimnasios como los centros comerciales, que podrán seguir recibiendo clientes pero que deberán acatar restricciones de aforo.

El contagio aumenta en lugares en los que se incrementa el contacto social, especialmente si no se usa la mascarilla de manera continuada”, ha justificado la consejera de Sanidad, Verónica Casado.

Madrid restringe la movilidad de 324.00 ciudadanos

También se endurecerá el escenario de restricciones en la Comunidad de Madrid, que continúa empeorando su situación epidemiológica conforme avanza la precampaña de las elecciones autonómicas del 4 de mayo. La situación del coronavirus ha provocado que tres localidades más hayan entrado desde este lunes en una situación de confinamiento perimetral. Los vecinos de La Cabrera, Moralzarzal y Colmenarejo no podrán entrar ni salir sin una justificación.

Las medidas de movilidad también se intensificarán en seis nuevas zonas básicas de salud. Los barrios de Las Margaritas, San Fernando, Alameda de Osuna, Rejas, Chopera y Villaviciosa de Odón se sumarán también a los territorios confinados, debido a su delicada situación epidemiológica. Entre todas las nuevas áreas, concentran un total de 324.000 ciudadanos, el 4,9% de la población de la región.

Se trata del sistema que el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso lleva aplicando desde el comienzo de la pandemia para controlar la movilidad en zonas urbanas, cuando se supera una incidencia acumulada de 350 casos por cada 100.000 habitantes.

El final de la tercera oleada devolvió la normalidad a toda la comunidad, sin embargo ahora ya hay un total de 11 zonas básicas de salud y 10 localidades que vuelven a estar cerradas de forma perimetral. Además, se mantiene vigente en toda la comunidad autónoma la prohibición de reuniones de personas no convivientes en domicilios.

Cantabria anuncia nuevas restricciones a partir del martes

La situación epidemiológica también ha llevado al Gobierno de Cantabria a endurecer su mapa de restricciones. El Ejecutivo no ha aclarado cuáles serán los cambios pero sí que ha informado de que el martes se darán a conocer las nuevas medidas para frenar la Covid-19 que se aplicarán en la comunidad autónoma. La incidencia acumulada ha repuntado hasta los 71 casos por cada 100.00 habitantes.

Lo más previsible es que las medidas provoquen el cierre del interior de los establecimientos de hostelería y el incremento de las medidas de aforo en los comercios, un escenario que el propio Gobierno ya advirtió que sucedería si se alcanzaban las actuales cifras de contagios. El consumo en interiores solo ha estado permitido durante poco más de un mes. Entre noviembre y marzo quedó completamente vetado.

El amago de endurecer las restricciones ya ha provocado un fuerte rechazo por parte de la Asociación de Hostelería de Cantabria que ha anunciado que recurrirá a la Justicia si finalmente se lleva a cabo el plan.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para conocer la última hora sobre la pandemia del coronavirus en España, Europa y el mundo.