Elon Musk durante la presentación de la interfaz cerebro-máquina de Neuralink. Imagen: Neuralink en Youtube
stop

La startup Neuralink, fundada por Musk, muestra su interfaz cerebro-máquina para conectar a ordenadores y móviles la mente de pacientes con parálisis

Madrid, 17 de julio de 2019 (10:38 CET)

Elon Musk, CEO de Space X y Tesla, entre otras compañías, fundó Neuralink en 2017. El propósito de esta startup es desarrollar un interfaz cerebro-maquina que interconecte a los humanos con los ordenadores, inicialmente en el caso de pacientes con parálisis.

En última instancia Neuralink aspira a lograr "la simbiosis con la inteligencia artificial", en palabras de Musk. Neuralink dice haber conseguido una serie de avances que le permiten colocar implantes intracreneales con una alta potencia de computación.

De momento Neuralink ha probado su interfaz con ratas de laboratorio, pero la compañía tiene previsto pedir autorización a la FDA (la agencia estadounidense que regula los medicamentos) para iniciar los primeros ensayos con humanos el año que viene, según Bloomberg.

Hasta ahora Neuralink ha volado bajo el radar, y la conferencia de esta semana ha sido la primera demostración pública de su trabajo, en la que mostró cómo su desarrollo registra la actividad cerebral de una rata mediante pequeños electrodos implantados quirúrgicamente en su cerebro.

neuralink iphone app control
Imagen: Neuralink.

Este tipo de implantes intracraneales actualmente permiten controlar ordenadores y prótesis robotizadas (incluso sin necesidad de cirugía) directamente con la mente, mediante pensamientos.

Además del interfaz Neuralink mostró también el robot que se encargará de perforar agujeros de 8 mm en el cráneo de los pacientes con una broca de 24 micras. En esos agujeros se colocan después los electrodos que registran la actividad cerebral y envían la información al interfaz, que se coloca en la oreja del mismo modo que un audífono.

De esta manera el interfaz de Neuralink permitirá que pacientes incapacitados puedan controlar ordenadores (el teclado y el ratón) y smartphones directamente con la mente.

Según el presidente de Neuralink, Max Hodak, aunque inicialmente la cirugía requiere anestesia general, en el futuro será suficiente con anestesia local gracias al uso de "taladros" láser, menos dolorosos. "Taladraremos sin dolor con láser los orificios en el cráneo, colocaremos las roscas, taparemos el orificio con el sensor y el paciente se podrá ir a casa," dice Hodak. "Básicamente será una experiencia como la de la cirugía ocular con láser".

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad