Fábrica de Nike en Bangladesh. Greenpeace critica que la empresa no termina de eliminar algunos componentes tóxicos.

Once componentes tóxicos que rechazan Inditex y Mango y otros usan

stop

Varias firmas de ropa, entre ellas muchas deportivas, utilizan componentes peligrosos para la salud y la ecología

Barcelona, 18 de junio de 2017 (06:55 CET)

Las 100.000 millones de prendas que se fabrican cada año tienen un alto impacto ecológico. El 3% del dióxido de carbono mundial, unas 850 millones de toneladas, es generado por la industria textil. El algodón, que insume el 2,5% de las tierras cultivables del planeta, absorbe el 25% de los insecticidas que se esparcen en los cultivos. Y el poliéster, que demora décadas en degradarse en la naturaleza, genera tres veces más CO2 que el algodón.

Pero esta es la punta del iceberg. Hay una docena de sustancias altamente tóxicas que se usan en la industria textil, con graves problemas ecológicos y para la salud humana. “Las compras de ropa que realizamos en España tienen consecuencias en otros lugares del mundo en forma de contaminación, y los bajos precios de la ropa tienen un sobrecoste humano que pagan las poblaciones locales de los países productores”, precisa Sara del Río, portavoz de Greenpeace España.

Campaña para eliminar los elementos tóxicos

Esta organización ecologista inició en el 2011 la campaña Pasarela Detox, para que la industria textil se comprometa a eliminar las sustancias más peligrosas del proceso de producción para el 2020. Algunas de ellas son los alquifenoles (usados para el lavado y el teñido, tóxico para la vida acuática y que se acumula en los tejidos corporales), los ftalatos que se utilizan en el cuero artificial y caratulados como ‘tóxicos para la reproducción’ o los PBDE (difeniléteres polibromados), que sirven para reducir la inflamabilidad de los productos pero que interfieren en los sistemas hormonales.

76 grandes textiles se han comprometido a eliminar los once elementos químicos más peligrosos

Colorantes, compuestos organoestánnicos, perfluorados, clorobencenos, disolventes clorados, clorofenoles y parafinas son otras de las sustancias que también perjudican al entorno de las industrias, a sus trabajadores o a la persona que porta una prenda que la contenga.

La iniciativa Detox ha comprometido a 76 grandes textiles a eliminar estas sustancias y a emprender una política de transparencia informativa sobre su proceso de producción y tratamiento de elementos peligrosos. Entre ellas, Inditex, Mango, Benetton, C&A y H&M son algunas que han hecho los deberes y están siguiendo los pasos de erradicación a los que se han comprometido. En el caso de la firma de Amancio Ortega, precisa Greenpeace, cuenta con un preciso esquema de producción que, además de esos elementos peligrosos, descarta otros componentes que podrían ser perjudiciales para el medio ambiente. Su programa se aplica tanto a las fábricas propias como en sus proveedores de países del Tercer Mundo.

Adidas y Nike no siguen las pautas de erradicación de componentes peligrosos

Pero hay grandes textiles que todavía tienen cuentas pendientes. Adidas, Nike y otras empresas han creado el grupo Vertido Cero de Sustancias Peligrosas (ZDHC, por sus siglas en inglés). Para Greenpeace, esta organización es una fachada, porque “no ha logrado la eliminación de algunas de las sustancias químicas peligrosas importantes, y no ha facilitado la comunicación de todos los datos de sus vertidos”. “Adidas y Nike están dándole vueltas a sus promesas convirtiéndolas en un ejercicio de relaciones públicas”, acusa la entidad ecologista.

Estas dos empresas cuentan con un listado de sustancias prohibidas que “no es transparente” y que carece de límites de riesgo en las pruebas de aguas residuales. Adidas se ha comprometido para fines del 2017 a que el 99% de sus productos no contengan sustancias químicas perfluoradas (PFC), que se utiliza para ser resistente al agua y evitar la suciedad, pero que una vez liberado a la atmósfera daña el sistema inmunológico y reproductivo. Pero Greenpeace insta a que llegue al 100% y que informe a sus consumidores qué prendas o calzados actualmente poseen este compuesto.

Greenpeace: el programa de erradicación de químicos peligrosos de Nike no es creíble

En el caso de Nike, fue una de las primeras empresas que adoptó un programa de administración de elementos químicos, pero que “no fue implementado de una forma creíble”, porque se ha comprometido a reducir los elementos peligrosos pero no a eliminarlos. Aunque la firma deportiva se ha comprometido a erradicar el 90% del PFC, no ha informado de plazos para desterrar al 10% restante.

El problema de la ropa de montaña

Los fabricantes de ropa de montaña también suelen recurrir al PFC en sus productos. Un análisis de Greenpeace entre 40 productos (entre calzado, prendas y mochilas) reveló que el 90% contenía esta sustancia tóxica. En el caso de los PFC de cadena larga la investigación científica lo vincula con una serie de efectos sobre la salud, como la aparición del cáncer.

Gore Fabrics, productor del material impermeable Gore Tex, se ha comprometido a eliminar estos compuestos de los laminados impermeables de sus prendas, que representa al 85% de sus productos. Esto será de cara al 2020, y el 15% restante se erradicará hacia el 2030.

Gore Fabrics: el mayor fabricante de elementos impermeables se comprometió a eliminar el compuesto peligroso PFC

Dado que Gore es el mayor suministrador de tejidos impermeables del mundo, se espera que con este paso se reduzca la presencia de estos componentes tóxicos en la ropa deportiva de montañ, pero Greenpeace alerta que otras firmas como The North Face, Columbia, Patagonia, Mammut y Salewa aún recurren al PFC en sus prendas. La primera de todas ellas anunció que “trabajará para eliminar” a este componente en los próximos tres años, pero para Greenpeace “la fecha límite de 2020 no es lo suficientemente ambiciosa e implica más años de contaminación ambiental irreversible”.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad