Sant Joan: cómo vivir la noche del fuego más divertida

En Cataluña, Valencia y Baleares la ancestral bienvenida al solsticio se transforma en una animada fiesta de hogueras, fuegos artificiales y tradiciones

Llega la noche del fuego y la alegría. Foto Jordi Cano - CC

Llega la noche del fuego y la alegría. Foto Jordi Cano – CC

Llámenle San Juan o Sant Joan, da igual, porque la fiesta y la pasión es la misma. Es la celebración milenaria que se ha convertido en uno de los eventos más esperados de año en la franja norte del Mediterráneo español, en que el fuego es el protagonista pero no el único motivo de celebración.

Desde tiempos precristianos el solsticio de verano marcaba el triunfo de la luz sobre la oscuridad, y era la fecha esperada para recoger las cosechas.

En su habitual práctica de sincretismo religioso el cristianismo adaptó esta antigua celebración y la convirtió en la fiesta de San Juan, con el calendario desplazado un par de días respecto a la coincidencia con el día más largo del año.

Desde tiempos inmemoriales en estas fechas se celebra el trinfo de la luz sobre la oscuridad y el inicio de la recogida de las cosechas

Correfocs en Barelona. Foto Greg Galdman – CC

La festividad se multiplica en varios puntos no solo de España sino también de Europa, pero dentro de nuestro país es más fuerte en Cataluña, la Comunidad Valenciana y Baleares.

Veamos qué se espera para la próxima verbena de Sant Joan, este jueves 23 por la noche.

Barcelona

Las celebraciones tendrán dos grandes escenarios: los barrios y las playas. La tradición marca que la recepción de la Flama del Canigó es el inicio de la verbena, antorcha que desde la Plaza Sant Jaume pasará por varios barrios y luego se multiplicará en otros fuegos que se dirigirán a varias hogueras de la ciudad, alimentadas con maderas y muebles viejos.

Entre petardos, cenas populares y música de DJs y orquestas, también habrá correfocs, danzas tradicionales y por supuesto, mucha coca con cava.

Hoguera en Gràcia, Barcelona. Foto Goroka

En los siete kilómetros de playas que tiene Barcelona concurrirán miles de personas, la mayoría vestidos de blanco. No es lo más recomendado si molestan las multitudes, pero para otros este clima de rave gigantesca es ideal para las fiestas.

Eso sí: a las 6:00 todo el mundo a dormir que hay que limpiar la playa del desmadre.

Pirineos catalanes

Las hogueras se multiplican en las ciudades y los pueblos catalanes, como las potentes hogueras de Igualada o el despliegue pirotécnico de Tarragona.

Cerca, en la población de Valls, la pasión castellera dirá presente con las torres humanas que se levantarán a las 23:00 horas mientras suenan los petardos en las calles.

Sin embargo algunas de las celebraciones más fascinantes se encuentran en el Pirineo. Tal como en Huesca y en la franja francesa de esta cordillera, las fiestas de Sant Joan se traduce en eventos como las Fallas de Isil, donde los hombres bajan de la montaña cargando leños encendidos.

La falla mayor arde en Isil. Foto Falles d’Isil

En Isil la tradición es que los jóvenes bajan de la montaña cargando un leño encendido, que luego los acumulan en una gran hoguera

Los festejos son similares a los de Alins, en el Pallars Sobirá, o la arriesgada de Crèma deth Taro en Arties, donde un tronco en llamas es arrastrado por las calles del pueblo.

Tampoco se queda atrás la Quema del Aro en la Vall d’Aran, en que algunas personas hacen girar a toda velocidad antorchas encendidas.

Baleares

Cruzamos el mar para llegar a Baleares. La tradición de hogueras y petardos se replican en los pueblos de las islas, pero las fiestas más emblemáticas son las de Ciutadella, que se remontan al siglo XIV.

Parte de las comitivas se desplazaban a caballo a una ermita, otros a pie, y el fabioler (alguacil municipal) la encabeza sobre un asno.

Tradiciones ecuestres en Menorca. Foto David Arquimbau – EFE

La fiesta se anuncia cuando un joven descalzo, con un carnero en los hombros, recorre las calles de Ciutadella, y tienen su punto culminante el día 23 con la ruta de los caballos hasta el alba del 25, con miles de personas congregadas en la plaza y con el animal que es trasladado en dos patas.

También cabe destacar los correfocs de Palma, el baile del pueblo de Sant Llorenç des Cardassar en que un hombre baila llevando a un cordero, y la cena con macarrones en Sant Joan de Labirtja en Ibiza.

Alicante

Alicante es una de las ciudades de la Comunidad Valenciana donde la noche de Sant Joan se vive con más intensidad.

Tras dos años canceladas por el coronavirus, vuelven las grandes hogueras de Sant Joan a Alicante

La Bellea del Foc ante una de las hogueras de Alicante. Foto Morell - EFE
La Bellea del Foc ante una de las hogueras de Alicante. Foto Morell – EFE

Desde el día 20 las calles del centro y los barrios están impregnadas de humo y pólvora por las hogueras y las explosiones de los petardos, que arrancan con la despertà a las 8 de la mañana.

El 24, tras la procesión, a la medianoche, se realiza la quema de la hoguera de la Plaza de la Constitución, y una hora más tarde, la infantil y la oficial en la Plaza Maisonnave.

Xàbia

Xàbia, al norte de la provincia de Alicante, tiene una forma poco ortodoxa de recibir al verano. Además que durante 15 días las calles se llenan de música, explosiones, comidas populares, espectáculos pirotécnicos y elecciones de la reina, se organizan encierros de toros y se hace la ceremonia del salto de las llamas.

Un puñado de jóvenes recorren las seis grandes hogueras en torno al casco antiguo, las saltan portando una corona de mirtos en flor en la cabeza, y en la última, tienen que formular un deseo para que los acompañe la buena suerte.

Alicante mantiene una divertida tradición de hogueras. Foto Morell - EFE
Alicante mantiene una divertida tradición de hogueras. Foto Morell – EFE

Valencia

En Valencia, como otras ciudades mediterráneas, las celebraciones se trasladan a las playas, donde en El Cabanyal y la Malvarrosa se organizan gigantescas hogueras que arderán toda la noche.

Para ello el municipio organiza una entrega gratuita de leña, pero se pide la máxima precaución y evitar usar combustible. Tampoco está permitido hacer fuego en las zonas del Parque Natural de la Albufera, El Saler, Pinedo y La Devesa, entre otras.

a.
Ahora en portada