Los hoteleros valencianos rechazan los viajes del Imserso

La Asociación Empresarial Hotelera y Turística de la Comunidad Valenciana (Hosbec) considera que se discrimina a los hoteles de tres estrellas con los precios

Turismo imserso playa

El turismo de Imserso de la Comunidad peligra por el rechazo de los hoteleros./ EFE

Los viajes del Imserso en la Comunitat Valenciana están en peligro. Después de hacer frente a la pandemia de coronavirus y las restricciones a la movilidad, ahora se retrasan de nuevo por el recurso que ha presentado la Asociación Empresarial Hotelera y Turística de la Comunidad Valenciana (Hosbec) respecto a los pliegos de este programa.

Esta organización ha acudido al Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales al considerar que el Imserso discrimina los hoteles de tres estrellas, a los que se les quiere pagar menos dinero de lo que les cuesta la pensión completa, según ha adelantado Antena 3.

Antonio Mayor, presidente de Hosbec, ha manifestado en declaraciones a la cadena que este programa relega “todos los hoteles que se han sacrificado históricamente durante 30 años”. El hotelero ha criticado que las tarifas que se ofrecen están muy alejadas de los precios medios en temporada de invierno.

Y es que, mientras que el Instituto Nacional de Estadística (INE) ha determinado que el precio medio en la Comunidad Valenciana de una habitación doble, solo alojamiento, es de 64,40 euros, el Imserso ha valorado que el ingreso máximo por una doble con pensión completa, agua, vino, animación y más complementos debe ser de 46 euros.

Los hoteleros critican que no existe ningún estudio sobre el coste establecido

Además, Mayor ha criticado que ni siquiera existe un estudio de los costes establecidos para “cada uno de los servicios que integran el objeto de licitación, y en especial, se incumple la obligación de estudiar el coste laboral en un servicio (el hotelero) en el que los gastos de personal suponen más del 50% de su valor”.

Este recurso supondrá un retraso en los viajes. De hecho, la última vez que se dio una situación parecida, ha recordado la cadena, se tardó hasta dos meses en reactivar el programada. De ocurrir lo mismo, agencias de viajes y negocios turísticos de la región sufrirán las consecuencias.

Mientras tanto los ciudadanos, desconectos con la situación, ya miran otras alternativas de viaje. Y la preferida es Benidorm, donde una semana cuesta en torno a 220 euros en agosto.

Avatar