El Puerto de Valencia desencalla 1.560 millones de inversión tras 15 años de bronca política

Los empresarios aseguran que Valencia liderará el Mediterráneo mientras Ribó, derrotado, asegura que la ampliación perjudica a la ciudad

Reunión del consejo de administración del Puerto de Valencia

El Puerto de Valencia aprobó ayer la terminal norte. Han pasado 15 años de bronca política y retrasos por una ampliación que busca convertir a la Comunidad Valenciana en nodo logístico del Mediterráneo, con la pugna que ello supone tanto con Barcelona y Algeciras como con el resto de puertos al sur de Europa y el norte de África. Se activan 1.560 millones de inversión que cierran un periodo de incertidumbre en el que Compromís se ha quedado sólo y derrotado.  

El punto de partida fue un frente marítimo recto en Valencia cuyas corrientes de norte a sur provocan afección en las playas del sur por el tope que suponen las tres terminales actualmente en funcionamiento. Con esta base, en 2006 se pidió Declaración de Impacto Ambiental (DIA) que se logró positivamente en 2007 dando lugar a que en junio de 2008 empezaran las obras de abrigo, que se inauguraron en 2012. El esqueleto de la ampliación ya estaba hecho pero no la terminal donde mover mercancías.

Tras este primer lustro en el que se empezó a caldear la tensión en el frente marítimo valenciano, la ciudad ha pasado 10 años adicionales de confrontación creciente debatiendo si la DIA de 2007 era válida o no. La llegada de la izquierda al poder tanto autonómico como en la ciudad, con Joan Ribó (Compromís) de alcalde a la cabeza, ha tensionado crecientemente el recinto portuario, a parte de los vecinos y al empresariado

Finalmente, ayer el consejo de administración de la Autoridad Portuaria de Valencia aprobó que aguas adentro del dique de abrigo se rellene el terreno para crear la cuarta terminal del Puerto de Valencia, la ubicada más al norte. La firma italosuiza TIL (del grupo MSC) invertirá 1.021 millones de euros que se sumarán a los 542,7 millones de inversión pública por parte del Puerto de Valencia. La creación de empleo se estima en 5.000 nuevos puestos. Al tratarse de una inversión pública que supera los 12 millones de euros, requiere de aprobación por parte del Consejo de Ministros.

Aurelio Martínez, presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia, colocado por el PSOE y que también fue presidente de la Fundación del Valencia CF cuando se vendieron las acciones del club a Peter Lim, aseguró ayer:  «El Puerto está al servicio de las empresas y de la sociedad. Es una enorme satisfacción esta actuación sobre el puerto, que tiene un impacto tremendo sobre nuestra sociedad, nuestra ciudad y nuestra economía».

El presidente del Puerto añadió: «Querría felicitar a los que han tomado esa decisión, felicitar a la ciudad, felicitar al alcalde porque al final los beneficios van a revertir en un porcentaje muy importante sobre la ciudad«. 

La tensión con Ribó ha marcado los últimos años. El alcalde de Valencia dijo ayer: «No se ha adoptado el camino adecuado”, dijo tras votar en contra, una decisión a la que sólo le secundó el secretario autonómico de la Vicepresidencia, Iván Castañón (también de Compromís). Pese a la soledad en su derrota, mostró su beligerancia. «No es normal esto; normalmente, la DIA no la hace nunca el que hace el proyecto, es una cosa absolutamente anormal y es muy fácil que tenga consecuencias a nivel jurídico», dijo Ribó para recordar que con la Zona de Actuaciones Logísticas (ZAL) del puerto de Valencia se arrastran ya 25 años de conflicto en los tribunales.

«La política debe generar certidumbre y, en este caso, ha generado bastante incertidumbre»

Salvador Navarro, presidente de la patronal valenciana (CEV)

Desde la patronal valenciana, Salvador Navarro afirmó: «La política debe generar certidumbre y, en este caso, ha generado bastante incertidumbre. Nosotros siempre defendimos que los técnicos eran los que tenían que decidir si era posible o no era posible y qué modificaciones tenía que haber. Yo creo que hoy es un día histórico«. La aprobación de la terminal norte se ha precipitado esta semana tras la autorización del Ministerio de Transición Ecológica al respecto.

Carlos Padres, presidente de la federación de transportistas valencianos, aseguró que la nueva terminal en la ampliación norte del Puerto de Valencia provocará «más trabajo y para mi sector habrá más cosas que mover. Es importante despejar ya cualquier duda sobre cuál es el puerto que va a llevar la cabecera en el Mediterráneo».  

137 hectáreas y 1.970 metros de línea de atraque

El anteproyecto de terminal de contenedores aprobado tendrá una superficie de unas 137 hectáreas y 1.970 metros de línea de atraque, con una capacidad para albergar 5 millones de contenedores.  La terminal contará con diseño, tecnologías y equipamiento de última generación, con una instalación totalmente electrificada, que permita atender los grandes buques portacontenedores en servicio, con elevados rendimientos tanto en las operaciones marítimas como terrestres.

Según el estudio sobre el impacto de la nueva Terminal de Contenedores de la Ampliación Norte del Puerto de Valencia que elaboró el Instituto de Transporte y Territorio (ITRAT), con la nueva terminal a pleno funcionamiento, el impacto económico del puerto de Valencia representará en términos de valor añadido el 2,27 % del conjunto de la Comunidad Valenciana y el empleo superará los 44.000 puestos de trabajo, cuyo salario medio estará en torno a los 32.000 euros anuales. En su conjunto, el puerto de Valencia representará el 2,2 % de todo el empleo de la Comunidad Valenciana.