El Ayuntamiento de Valencia trabaja con la Generalitat en su propia Ley de Vivienda

Ambas administraciones ya trabajan en un registro de las viviendas vacías de grandes tenedores para pasarles un recargo en 2022

b0af2dc3e9c5bf934a09262f768fc34b

El Gobierno concederá ayudas de 250 euros al mes a los jóvenes. Foto: EFE.

Este martes se conocía la polémica noticia de que el Gobierno regulará el precio de los alquileres a través de la nueva Ley de Vivienda. También ofrecerá bonos de 250 euros al mes durante dos años a los jóvenes con ingresos de menos de 23.725 euros. Así, este miércoles diferentes organismos políticos y económicos se han pronunciado al respecto.

En el caso del Ayuntamiento de Valencia, en el que Compromís gobierna junto al PSPV-PSOE, el concejal de Hacienda y portavoz socialista en la ciudad de Valencia, Borja Sanjuán, ha valorado positivamente la iniciativa del Ejecutivo central. «Este Ayuntamiento no se va a poner a favor de los grandes fondos, sino de los jóvenes», ha apuntado.

Ha resaltado el papel de la Ley de Vivienda para «garantizar la emancipación, que es el principio de los derechos, sobre todo para las personas jóvenes que no pueden hacerlo». Además, para el edil esta normativa coincide con la línea que lleva desarrollando la vicealcaldesa de Valencia, Sandra Gómez, desde que llegó al consistorio, en 2015. Unas políticas que buscan «incentivar que toda la vivienda vacía de la ciudad salga al mercado y permita relajar los precios del alquiler».

Respecto a las medidas que se han llevado a cabo desde el territorio tanto a nivel local como autonómico, Sanjuán ha explicado: «El Ayuntamiento ya tenía hechos los deberes y la Generalitat ya ha avanzado mucho en poder aplicar un recargo a la vivienda vacía». Según sus previsiones antes de que acabe este año contarán con un registro de viviendas vacías de grandes tenedores, «si los plazos se cumplen», ha apuntado.

Así, para 2022 «habrá ya un recargo con el objetivo no de cobrar más impuestos sino de que haya menos vivienda vacía en la ciudad». El objetivo final, que se bajen los precios del alquiler y «muchas personas puedan acceder a tener una casa». El socialista ha subrayado que «la prioridad es el acceso a la vivienda de los ciudadanos de Valencia y no los privilegios de las grandes corporaciones como defiende el PP».

De ahí su intención de penalizar mediante el Impuesto de Bienes Inmuebles a los grandes tenedores de viviendas que tengan inmuebles vacíos en cualquier barrio de la ciudad. En esta línea ha señalado que el Ayuntamiento se pondrá del lado de los jóvenes, «donde deben estar las administraciones públicas».