Puig presiona a Sánchez e insiste en reformar una financiación «injusta e insostenible» para la comunidad

El conseller de Hacienda, Arcadi España, ve posible alcanzar un acuerdo técnico para un nuevo modelo que debe ser "transparente y medible"

d5a48260b1cd6d7eba91fcc852a525941f1b5528w

El conseller de Hacienda, Arcadi España. EFE/Manuel Bruque

Ximo Puig quiere una nueva financiación para la Comunidad Valenciana y no duda en presionar al Gobierno de Pedro Sánchez si es preciso para lograr un acuerdo beneficioso para sus intereses

El gobierno valenciano ve posible alcanzar un acuerdo técnico para la reforma del modelo de financiación autonómica que tenga en cuenta las diferentes circunstancias territoriales, pero este debe ser «transparente y medible», y pide empatía al resto de comunidades para llegar «a un gran consenso» de un sistema justo e igual para todos.

Así se ha expresado el conseller de Hacienda, Arcadi España, en una entrevista con la Agencia EFE en la que se ha referido al anuncio de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, de remitir después del verano a las comunidades autónomas una nueva propuesta de financiación vinculada a la población ajustada.

Valencia y Murcia «tienen prisa» por reformar la financiación autonómica

España espera que sea una propuesta que integre las distintas perspectivas de los territorios y que permita avanzar en la negociación de la reforma del modelo y defiende «una mirada de gran angular» pues el cambio de la financiación no solo depende del Gobierno de España. «Depende también de la oposición, de los gobiernos autonómicos, y por eso se necesita un gran consenso. Necesitamos a todos los grupos parlamentarios del Congreso y que las comunidades quieran», ha manifestado.

De ahí que pida «empatía», como hizo en el último Consejo de Política Fiscal y Financiera, al resto de comunidades porque algunas «se sienten cómodas con un modelo caducado que las trata bien y no tienen prisa» pero hay otras que sí tienen la urgencia de reformarlo, como son la Comunidad Valenciana y Murcia.

Se trata de una reforma necesaria para España porque un sistema de financiación autonómica justo es «un sistema justo con las personas, que dé igual donde hayas nacido» y debe hablar en términos de igualdad entre españoles, no plantearse en términos territoriales. En opinión del conseller, «si lo miran así, quizá la sensibilidad sea mayor que si lo miran como una pelea entre gobiernos de distinto signo político».

Criterio de población ajustada y de dispersión

La Comunidad Valenciana está dispuesta a llegar a un acuerdo técnico que no solo tenga en cuenta circunstancias como la población ajustada -que es el caso de esta región- sino también otras como la dispersión, y que debe ser «transparente, medible y que nos trate por igual, con todos los ajustes que se tengan que hacer», ha defendido el conseller.

También está dispuesta a avanzar en un modelo en el que todas las comunidades se sientan cómodas. «Esto no se trata de enfrentar, se trata de unir» porque un modelo de financiación justo «hará más fuerte a este país, sobre todo en términos del estado de bienestar«, ha manifestado.

España ha insistido en que no es una lucha entre territorios sino una apuesta por la igualdad, y por eso el modelo de financiación «no se puede hacer de parte» pensando solo en una comunidad, sino que debe ser una reforma «para el conjunto de ciudadanos de España».

El Gobierno valenciano no está satisfecho con el ritmo de las negociaciones

«¿Se han producido avances? Sí ¿Son suficientes? No ¿Estamos satisfechos? Rotundamente no ¿La situación es injusta e insostenible? Sí», plantea el conseller, que asegura que se sigue reivindicando la reforma del sistema «con la misma fuerza que el primer día» ante el Gobierno de España, antes con el PP y ahora con el gobierno de coalición del PSOE.

España ha considerado que quizá reivindicar «con más decibelios» guste más a algunos, pero ese no es su estilo, y ha afirmado que la reclamación de la Generalitat «no se ha movido ni un ápice y no se ha rebajado en absoluto», como tampoco lo han hecho los sindicatos, la patronal, las universidades ni otros colectivos.

La reforma de la financiación está en la agenda de España y ya se habla de ella en el Gobierno, en el Congreso y en el Senado, y además existe consenso sobre que la Comunidad Valenciana y otras regiones como Murcia son las más perjudicadas por el actual modelo. Pero, ha remarcado, se debe acelerar el proceso de cambio del sistema, y desde la Comunidad Valenciana no se parará «hasta que no se acabe con la injusticia».