Puig niega la segunda dosis de la vacuna a los que la reciban de forma irregular

La Generalitat Valenciana castiga a las personas que se salten el protocolo sin el segundo pinchazo del fármaco, lo que afecta a los alcaldes socialistas de Rafelbunyol, Els Poblets y El Verger suspendidos de militancia

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, descarta rebajar el plan de restricciones por la Covid-19 / EFE

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, descarta rebajar el plan de restricciones por la Covid-19 / EFE

Una drástica y polémica decisión de Ximo Puig sobre los que reciban la vacuna del coronavirus sin esperarse a su turno. El presidente valenciano ha dado instrucciones a la consellería de Sanidad para que no se administre la segunda dosis a estas personas, como castigo por saltarse el protocolo.

El presidente había señalado este jueves que las personas a las que se les había administrado la primera dosis de «forma improcedente» no se les debería suministrar la segunda. La medida supone que estas personas deberán esperar para recibir la inmunidad completa a la tercera ola.

Horas después Presidencia ha tomado la decisión: no se aplicará el segundo pinchazo a ninguno de que se hayan saltado el protocolo. La nueva normativa afecta a los polémicos alcaldes socialistas de Rafelbunyol, Els Poblets y El Verger, cuyo partido les ha suspendido de militancia.

Los alcaldes socialistas se quedan sin segundo pinchazo

Horas después, fuentes de Presidencia han informado de que finalmente Puig ha decidido dar instrucciones para que, efectivamente, no se aplique la segunda dosis a estas personas, entre las cuales se hallan tres alcaldes socialistas (de Rafelbunyol, Els Poblets y El Verger) que han sido suspendidos cautelarmente de militancia.

El presidente catalán ha defendido que se asuman «responsabilidades políticas» y ha señalado que «cuando uno comete un error, y es un error grave saltarse este sistema de vacunación, lo primero y lo fundamental es asumir que se ha cometido un error».

El president ha sido muy contundente con los que han decidido vacunarse sin esperar su turno: «No es razonable que no se crea que se ha cometido un error». Ximo Puig ha remarcado que algunas personas han tomado decisiones de asunción de esas responsabilidad, pero otras no lo han hecho.