Netflix estrena el documental ‘El caso Wanninkhof-Carabantes’ en plena investigación del caso de las Niñas de Tenerife

Netflix estrena un documental de una historia que creó una gran controversia, en medio de unas duras semanas con nuevos casos de violencia machista

Este miércoles 23 de junio Netflix estrena El caso Wanninkhof-Carabantes, un documental escrito y dirigido por Tània Balló que analiza el “circo mediático” y la “lesbofobia” que tuvieron lugar en el juicio paralelo que se vivió en uno de los casos más célebres de la crónica negra española de las últimas décadas.

El caso terminó con la condena de Dolores Vázquez, la que había sido pareja de la madre de Rocío, Alicia Hornos, en un fallo judicial que años después se demostró erróneo.

Así era el caso de Rocío

Pese a la falta de pruebas, tras el asesinato de Rocío, de 19 años, en septiembre de 1999 se detuvo a Dolores por principal sospechosa. Años después descubrieron el verdadero asesino.

Tras su condena, la acusada pasó en prisión 17 meses pero años después el crimen de Sonia Carabantes, perpetrado en 2003, fue la clave para dar con el verdadero culpable de ambos delitos, Tony Alexander King. 

Vázquez era expareja de la madre de Wanninkhof y la producción dirigida por Tània Balló analiza cómo su orientación sexual y su aspecto dieron pie a un “circo mediático” que jugó en su contra a la hora de ser condenada en los tribunales y por la opinión pública.

“A Dolores Vázquez le recomendaron varias veces que cambiara su aspecto, que fuera más amable. Le dijeron que en el juicio intentara sonreír”, relata Balló en una entrevista concedida a Europa Press.

La imagen que tenía en aquel momento Dolores era de una persona fría y calculadora, practicaba kárate y se mantenía implacable ante las cámaras. “La imagen de Dolores Vázquez fue fundamental para su condena pero, ¿de qué imagen estamos hablando, de la que era realmente o de la que se construyó?”, se pregunta.

“No salía sonriendo, pero la que le estaba cayendo no era para estar contenta. No olvidemos una cosa, ella acababa de perder a una persona a la que quería mucho. Rocío Wanninkhof era una niña a la que había visto crecer”, destaca la realizadora, que defiende que la exculpada no era “agresiva ni dominante”.

Este documental de Netflix llega en un momento muy delicado. Justo cuando en una semana hemos vivido hasta cuatro asesinatos por violencia de género, dos de ellos han tenido a menores como víctimas. La mujer que mató a su hija en Tarragona y el mediático caso de las niñas de Tenerife asesinadas por su propio padre y arrojadas al mar una vez muertas.