Colombia purga directivos de Gas Natural

stop

El gobierno de Santos despide a seis ejecutivos de Electricaribe y ya acumula 27 desde la intervención

Sede de Electricaribe en Barranquilla, tras la intervención por parte del gobierno colombiano / EFE

Barcelona, 12 de enero de 2017 (06:00 CET)

Operación limpieza en Electricaribe. La empresa colombiana, propiedad de Gas Natural Fenosa pero intervenida por el gobierno de Juan Manuel Santos, ha empezado el año prescindiendo de seis directivos próximos a la gasista española. Con estos son ya 27 los ejecutivos despedidos desde la intervención, a pesar de que Colombia no ha decidido todavía el futuro de la comercializadora.  

Tres ejecutivos españoles y tres más colombianos han sido despedidos en los últimos días, según informan varios medios del país. Se trata de los españoles Joan Bosch, de Recaudos, Juan Luis Gallegos, de Control de Energía, y de Fernando López, así como de los colombianos Andrés García, de Relaciones Laborales, y César Gustavo Solano, de Recursos Humanos.  

Además, Electricaribe ha prescindido de José Antonio Hurtado, quien era el número dos de José García Sanleandro, gerente cuando la eléctrica estaba controlada por Gas Natural y que fue apartado con la intervención, el 15 de noviembre pasado.  

Todos los directivos despedidos son considerados por el gobierno de Santos como próximos a Gas Natural. Cuando Colombia tomó el control de Electricaribe, ya apartó al gerente y a todo el consejo directivo de la compañía, pero siguió con los despidos en diciembre y en enero, hasta los 27 actuales.

Ajustes  

El gobierno colombiano  defendió que la estructura creada por Gas Natural era excesiva y que los ajustes eran necesarios para ahorrar costes. "El modelo era de control sobre el control", dijo Javier Lastra, agente especial interventor. Pero a nadie se le escapa que, tras los despidos, se esconde la purga de cargos relacionados con la multinacional propietaria de la eléctrica.  

Santos quiere pilotar este proceso sin interferencias y aprovechar la intervención para colocar a directivos locales, según la propia prensa del país. El gobierno colombiano tiene que decidir en los próximos meses el destino de Electricaribe –si la devuelve a Gas Natural, la nacionaliza o la liquida–, aunque los despidos parecen toda una declaración de intenciones.

Pocos contactos

Desde la intervención, las reuniones entre la energética española presidida por Isidro Fainé y el gobierno de Santos han sido escasas. Reina la desconfianza entre ambas partes, pero los actuales gestores de la comercializadora ya se han dado cuenta de que los problemas que denunciaba Gas Natural ponen en peligro la viabilidad de Electricaribe.

Como recogió Economía Digital, Javier Lastra empezó hace un mes a cambiar el discurso y a hacer suyas las reivindicaciones de la gasista catalana. Antes de la intervención, Gas Natural pidió a Colombia que solucionara el gran problema de Electricaribe: el fraude y el impago, tanto por parte de clientes particulares como de administraciones.  

Está previsto que el próximo martes 17 –si no hay prórroga, algo que Colombia está buscando– termine la vigencia de las negociaciones entre ambas partes bajo el marco de relaciones bilaterales España-Colombia. Si no retorna el control a Gas Natural, a la compañía española le queda la opción de acudir al Ciadi, el organismo del Banco Mundial que media en este tipo de conflictos.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad