Colonial renace: consigue renovar su deuda sin vender la joya de la corona

stop

Los accionistas de la inmobiliaria catalana aprueban una ampliación de capital de 1.266 millones y la firma de otro crédito de 1.040 millones

De izquierda a derecha, Pere Viñolas, José Bruguera y Francisco Palà en la junta | EFE

08 de abril de 2014 (17:53 CET)

"Volvemos a la normalidad". Con estas palabras resume el presidente de Colonial, Juan José Brugera, el gran paso que se ha dado en la inmobiliaria catalana tras la junta extraordinaria de accionistas de este martes. Colonial ha conseguido sacar adelante una ampliación de capital de 1.266 millones, una nueva deuda de 1.040 millones y mantener el control de la joya de la corona, la filial francesa Société Foncière Lyonnaise (SFL).

La compañía resurge de sus cenizas después de que los accionistas hayan aprobado los nuevos planes que, de cumplirse, dejarán a Colonial en situación de pagar la antigua deuda --que supera los 2.000 millones de euros-- y quedarse con algo de caja para seguir invirtiendo.

Cerca de 600 millones asegurados


De la ampliación de capital aprobada --con 266 millones más de los previstos en la última junta-- ya hay comprometidos 572 millones de euros. Esta cantidad se obtendrá del Grupo Villar Mir, que inyectará 308 millones; el grupo Santo Domingo, con otros 164 millones; y MoraBanc que pondrá los 100 millones restantes.

“Hay mucho interés de inversores extranjeros y no tengo dudas de que la ampliación se cumplirá”, ha señalado con gran convencimiento Brugera. Para ello, la cúpula de Colonial comenzará un road show con paradas en importantes ciudades como Londres, Nueva York o Amsterdam. “Hay gran interés por Colonial y por invertir en España”, ha añadido el director general, Pere Viñolas.

La operación se realizará, según ha decidido el consejo de Colonial tras la junta, con una suscripción preferente. Los accionistas podrán suscribir 13 acciones nuevas por una antigua al precio de 0,43 euros cada una. “Esperamos lanzar con carácter inmediato la ampliación y que finalice a principios de mayo, lo que supondrá el final de este largo viaje de la reestructuración de la compañía”, ha subrayado Viñolas.

Acuerdos con nuevas entidades


Además, Colonial ha conseguido un nuevo contrato de financiación con nuevas entidades. “No hemos refinanciado nada. Hemos ido a buscar a otros bancos que nos han prestado dinero. Haremos un crédito nuevo y pagaremos el anterior”, ha subrayado en varias ocasiones Brugera.

Y, todo ello, sin vender nada del negocio francés. “La venta de SFL se ha abandonado y se ha sustituido por un mayor capital”, ha añadido el presidente de la inmobiliaria.

Por su parte Viñolas ha puesto de relieve el exceso de demanda para financiar Colonial y la calidad de los prestamistas. “Hay fondos soberanos, fondos de pensiones y bancos”, ha explicado sin entrar en detalles ni dar nombres, apelando a razones de confidencialidad. Las condiciones de la nueva deuda, que vence el 31 de diciembre de 2018, son según Viñolas, las estándares del mercado.

De números rojos, a negros


La directiva de Colonial se ha mostrado satisfecha con los avances conseguidos en los últimos días, a destacar la desconsolidación de Asentia, su banco malo, que les originaba unas pérdidas de 712 millones de euros. “Recuperaremos las pérdidas antiguas y ganaremos este año 712 millones”, ha matizado Brugera.

Con todo, una vez finalizada la ampliación y obtenido el nuevo préstamo, la nueva Colonial se quedará con un ratio de endeudamiento inferior al 50%. “Invertiremos y desinvertiremos con normalidad en los sectores en los que Colonial ha estado, centrándose en las oficinas de calidad y gran valor”, ha concluido Viñolas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad