Daurella y Rufart completan el equipo del embotellador único de Coca-Cola

stop

Nombran a nuevos miembros y reducen el capital social en 60.000 euros en plena negociación con los sindicatos

Trabajadores protestan por el cierre de la embotelladora de Alicante.

14 de febrero de 2014 (13:39 CET)

Coca-Cola Iberian Partners sigue adelante con su reorganización interna mientras, en paralelo, se suceden las diversas reuniones con los sindicatos con el fin de llegar a un acuerdo sobre el expediente de regulación de empleo (ERE) que afectaría a 1.250 trabajadores.

Según publica el Registro Mercantil de Madrid, el embotellador único continúa dando forma al equipo que dirige Víctor Rufart junto a Sol Daurella como presidenta ejecutiva. Se han nombrado como secretario no consejero a Gonzalo Jiménez-Blanco y como vicesecretaria no consejera a Isabel Pérez Nivela, que a su vez es la titular de la secretaría general de la compañía.

“Son movimientos organizativos fruto de la reestructuración de algunos departamentos tras la fusión de las embotelladoras”, apuntan fuentes cercanas a la firma. Antes se conformó todo un nuevo organigrama, la mayoría de los nombramientos procedentes de Cobega.

Un capital millonario

Pero esta reorganización no es la única que se produce estos días. También hay que hacer ajustes contables. Por ello, la empresa ha reducido en 60.000 euros el capital social que queda situado en los 1.517 millones de euros.

La hoja de ruta de la multinacional se materializa independientemente del conflicto laboral producido por el ajuste tras la fusión y que sigue vivo con los sindicatos sin un acuerdo, de momento, a la vista.

Manifestación en Madrid contra el ERE

Este jueves los representantes de Coca-Cola Iberian Partners y los de los trabajadores volvían a sentarse con el fin de acercar posturas. La dirección de la empresa propone 500 recolocaciones, prejubilaciones y para los despidos indemnizaciones de 30 días por año con un máximo de 18 mensualidades.

Pero este planteamiento no contenta a los sindicatos que exigen la retirada del expediente laboral. Trasladarán su malestar a las calles de Madrid este sábado con una manifestación en la que participarán los secretarios generales de UGT y CCOO, Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo, bajo el lema Coca-Cola, Ni cierres Ni despidos.

El embotellador único todavía confía en alcanzar un acuerdo, aunque confiesa que las negociaciones avanzan muy despacio. La empresa tiene su sede social en Madrid y su primera accionista es la familia catalana Daurella.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad