El consejero delegado de El Corte Inglés, Víctor del Pozo (i), y el expresidente de la empresa, Jesús Nuño de la Rosa (d). El Corte Inglés

El adiós de Nuño de la Rosa acelera la venta de Viajes El Corte Inglés

stop

El expresidente de los grandes almacenes era el gran defensor de la división turística frente a Víctor del Pozo, que aboga por soltar el negocio periférico

Carles Huguet

Economía Digital

El consejero delegado de El Corte Inglés, Víctor del Pozo (i), y el expresidente de la empresa, Jesús Nuño de la Rosa (d). El Corte Inglés

Barcelona, 02 de febrero de 2020 (04:55 CET)

El runrún alrededor de la venta de Viajes El Corte Inglés no cesa. Los grandes almacenes hace meses que tratan de encaminar su futuro, y el consejero delegado, Víctor del Pozo, tiene claro cuál debe ser: centrarse en el negocio del retail y el inmobiliario. Ahora, además, ha conseguido librarse de uno de los grandes críticos de su estrategia con la salida del expresidente Jesús Nuño de la Rosa.

Fuentes internas consultadas por Economía Digital explican que Nuño de la Rosa era el gran defensor de mantener la división de viajes de la empresa. Se formó allí profesionalmente y volvío a encabezarla cuando fue apartado de la presidencia para colocar a Marta Álvarez. "No podemos deshacernos de Seguros y Viajes, son la joya de la corona", repetía cada vez que se le mencionaba una posible desinversión con tal de reducir deuda.

El ya exejecutivo de El Corte Inglés incluso barajaba la opción de fusionar la filial con otra agencia de viajes. Se habló de Halcón Viajes, la firma de Globalia, aunque finalmente terminó aliada con Ávoris, de la balear Barceló. Con su salida, su plan parece quedar ya enterrado en un cajón.

Gana peso la propuesta de Víctor del Pozo, el hombre al que Marta Álvarez ha entregado las llaves de los grandes almacenes. El ejecutivo, curtido en los distintos departamentos de los centros comerciales, quiere centrar el negocio de El Colmado de Isidoro en el retail y soltar lastre en el resto de divisiones periféricas. Obsesionarse con el corazón de la actividad y aprovechar lo ingresado con las filiales para reducir deuda.

Con el adiós de Nuño de la Rosa, Del Pozo salta un escollo para vender Viajes El Corte Inglés

Con la marcha de Nuño de la Rosa, Del Pozo salta así uno de sus principales obstáculos para poner en marcha su plan. Como avanzó este medio hace un año, por algunos despachos de la compañía ya corre un plan para deshacerse de la división de Viajes. El asunto se trató de forma informal en algún consejo de administración. Sin embargo, la postura oficial mantenida por El Corte Inglés es que el departamento no está en ningún caso en venta.

Hasta el momento, tampoco se dio mandato a ningún banco de inversión o agencia para dirigir la operación. No obstante, el calendario la sitúa después de que se consiga soltar el lastre deseado de la cartera inmobiliaria, un proceso que pretendía cerrarse a lo largo de 2019 pero que se alargará más de lo previsto con la creación de una filial de real estate. El ladrillo es otra de las patas fundamentales de la sociedad que proyecta en su cabeza el actual consejero delegado.

La obsesión es la de alcanzar el investment grade con tal de reducir los costes financieros al acudir a los mercados para emitir bonos y derivados. Para ello, los inversores valoran tanto una empresa focalizada en su negocio core como una reducción de la deuda. Al cierre del primer semestre del ejercicio 2019/2020, la cifra todavía estaba en 3.114 millones de euros a pesar de que se redujo en 253 millones durante el periodo. 

El Corte Inglés: la relación entre Nuño de la Rosa y Del Pozo

Las mismas voces añaden que en las últimas la relación entre Jesús Nuño de la Rosa y Víctor del Pozo se agrió. Y uno de los puntos de choque fue el inicio del proceso de venta de la división de Viajes, aseguran. "Se vivieron momentos muy desagradables".

Lo cierto es que las relaciones entre ambos nunca fueron buenas.​ Las tensiones estallaron a los pocos meses de que Nuño de la Rosa fuera nombrado presidente y Del Pozo se quedara como consejero delegado debido a que el segundo se consideraba por encima del recién nombrado presidente al tener bajo su mando —la división de retail— más del 75% de los ingresos. El ejecutivo creía que él merecía ocupar el despacho oval de El Corte Inglés.

Entre otros factores que jugaron contra Nuño de la Rosa estaba su elevado sueldo, precisamente en un momento en el que los grandes almacenes están inmersos en un recorte de costes para ganar rentabilidad. Según explican desde el interior de la compañía, el exdirigente mantuvo su salario cuando fue defenestrado de la presidencia. A pesar de que sus funciones se limitaban a liderar las filiales de Viajes, Seguros, Informática y la financiera, su remuneración todavía era la de un presidente.

Con su adiós, fuentes de la empresa informaron que Del Pozo asumirá las funciones que Nuño de la Rosa tenía en las filiales. Mientras, la gestión diaria se mantendrá en manos de sus respectivos consejeros delegados: Miguel Ángel de la Mata en la división de viajes, Jorge Sanz en la división de seguros y Mónica López en la división financiera.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad