El Liceu consigue una póliza de 5,7 millones de euros para sobrevivir

stop

El patronato del teatro nombra a Roger Guasch director general y le da tres meses para completar un nuevo plan estratégico

El presidente de la fundación, Josep Molins, el consejero de Cultura, Ferran Mascarell, y el director del Liceu, Roger Guasch

04 de octubre de 2013 (17:26 CET)

El patronato del Liceu ha conseguido que el mismo pool de entidades que le han socorrido económicamente en dos ocasiones este año autorice ahora una póliza de crédito anual de 5,750 millones de euros. El 50% de la operación la suscribe Caixabank, otro 25% lo pone el Institut Català de Finances (ICF) y el resto se lo reparten Banco Santander, BBVA y Banc Sabadell, tal y como ha detallado el presidente de la fundación Gran Teatre del Liceu, Josep Molins.

El crédito se renovará anualmente a lo largo de cinco años “con las mismas condiciones, si no cambia de forma significativa el entorno económico”, ha añadido. El presidente de la fundación afirma que la nueva inyección económica soluciona en gran parte los problemas en los que se encuentra inmerso el teatro, con un fondo de maniobra negativo (la fundación evita cuantificar la cifra final de deuda que arrastra la institución).

“Cubrirá la nómina de los trabajadores y los proveedores, quienes han tenido mucha paciencia con nosotros porque no hemos pagado las deudas tan rápido como hubiéramos querido”, detalla.

Roger Guasch, nuevo director general

El otro gran problema de la institución es la falta de liderazgo desde que el director general, Joan Francesc Marco, se fue en julio al no renovar su contrato. El patronato del Liceu ha fichado, con la ayuda del grupo de cazatalentos Seelinger & Conde, a Roger Guasch.

Será su primera experiencia en el mundo de la ópera (de hecho, en la cultura), aunque su trayectoria empresarial es larga. Le avala haber saneado el grupo sanitario L'Aliança como interventor de la Generalitat. Un éxito que desde la fundación del Liceu espera que repita en el teatro.

Molins confiesa que tener experiencia en el teatro era un requisito que pusieron sobre la mesa al grupo dirigido por Luis Conde, “pero no era indispensable”. Los patronos pusieron por delante el conocimiento de idiomas, que supiera trabajar en equipo, conocimientos en el campo del márketing y la gestión comercial, experiencias en captar patrocinios, que se hubiera relacionado con entidades públicos y un cierto bagaje en el mundo de las finanzas. “El único candidato que tenía experiencia en el mundo de la ópera no sabía nada de finanzas, de captar patrocinios y no tenía experiencia en tratar con entidades públicas”, admite Molins.

Plan estratégico

Guasch se incorporará a principios de la próxima semana al teatro. Tras tomar las riendas de la institución, su primera tarea será hacer un plan estratégico para el futuro del Liceo. Dispone de tres meses para completarlo y tendrá que revisar las especificidades de la actividad habitual del teatro y cuantificar los costes y los ingresos de la institución para que sea viable.

Esto pasa por definir cuánto se capta por las actividades artísticas, ahorro de costes tras los ajustes, las aportaciones de las administraciones vinculadas (la fundación afirman que incrementarán en un futuro) y el plan de mecenazgo.

Incremento de presupuesto


Molins cifró en 39,5 millones de euros el presupuesto para la temporada 2013-2014 del Liceo, cantidad que esperan incrementar en la nueva hoja de ruta de Guasch. El presidente de la fundación confiesa que le gustaría trabajar con unos 45 millones de euros. Recuerda que las previsiones económicas de este año son más optimistas, por lo que una eventual recuperación del consumo favorecería positivamente las arcas del Liceu con la venta de entradas.

El consejero de Cultura, Ferran Mascarell, asegura que actualmente ninguna administración debe dinero al teatro. Es decir, el Estado, la Generalitat, la Diputació de Barcelona y el Ayuntamiento de la ciudad. Sus aportaciones suponen el 50% del presupuesto del Liceu. Además, afirma que todos se han comprometido a incrementar las aportaciones en los próximos años en la medida que sea posible.

Selección de director artístico

La fundación también ha puesto la maquinaria en marcha para encontrar a un sustituto del director artístico, Joan Matabosch, quien se incorporará al Teatro Real de Madrid el próximo 1 de enero. El consejo de asesoramiento artístico del Teatro será el encargado de “proponer los requisitos” para buscar a un sustituto, recibir candidatos y nombrarlo. Un proceso que se debe completar en casi tres meses.

Los encargados son Xavier Albertí, Francesc Cortés, Ramon Pla y Antoni Ros-Marbà, presididos por el director musical del teatro, Josep Pons, y con la ayuda del secretario de la fundación, Jaume Solé.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad