El director financiero de Banco Sabadell, Tomás Varela, y el consejero delegado, Jaime Guardiola. EFE

El Sabadell se desprende de más ladrillo tóxico (y se lleva 314M)

stop

El banco catalán anuncia la venta de una cartera de inmuebles por valor de 314 millones

Barcelona, 02 de agosto de 2019 (19:13 CET)

Banc Sabadell sigue limpiando su ladrillo. El banco catalán ha anunciado la compra de la cartera de activos inmobiliarios denominada 'Rex' a una filial del fondo de inversión Cerberus, que está participada al 80% por este vehículo de inversión y al 20% restante por la entidad. 

Los activos inmobiliarios objeto de la operación, según ha comunicado la compañía en un hecho relevante enviada a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), tienen un valor neto contable conjunto aproximado de 342 millones de euros, siendo el importe de compraventa de 314 millones de euros.

La materialización de esta operación implicará la transmisión del control de los activos inmobiliarios y, en consecuencia, su baja del balance del grupo presidido por Josep Oliu y cuyo consejero delegado es Jaime Guardiola

Esta venta, que se ha realizado a pérdidas, implica que el grupo financiero ha hecho una provisión de aproximadamente 20 millones de euros para la operación, todavía sujeta a las correspondientes condiciones regulatorias.

El Sabadell y la venta de ladrillo 

La operación del Sabadell es una de muchas que el grupo ha realizado durante los últimos años con el objetivo de limpiar su balance. El banco catalán orotagonizó en 2018 su gran año de limpieza inmobiliaria, consiguiendo más de 15.000 millones de euros en 2018, por encima de los más de 12.000 millones que limpió Caixabank.

La gran venta y más reciente ha sido la de Solvia Desarrollos Inmobiliarios, que se ha retrasado, pero con la que confían que su impacto se note en los resultados de este año.

Así lo destacaron durante la presentación de las cifras del primer semestre, cuando Guardiola no precisó exactamente cuándo se cerraría, ni quiso adelantar las condiciones de la venta, pero fijó la firma para las próximas semanas.

Esta desinversión, que se espera que acabe en manos del fondo Oaktree por unos 800-1.000 millones, dará otro paso más en la política de limpieza de activos tóxicos.

El banco calcula que el saldo de adjudicados se podría reducir en 1.290 millones si se tiene en cuenta esta consideración, lo que le dejaría el saldo de adjudicados en 1.873 millones.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad