En la imagen, un avión de Iberia A350 900.

IAG dispara su beneficio el 44% pese a la incertidumbre por el brexit

stop

IAG, matriz de Iberia, dispara su beneficio el 44%, hasta los 2.897 millones de euros en 2018 y propone un dividendo extraordinario de 700 millones

Madrid, 28 de febrero de 2019 (10:38 CET)

International Airlines Group (IAG), ganó 2.897 millones de euros en 2018, lo que supone un incremento del 44,2% respecto a 2017 pese a la incertidumbre ante el brexit. También el beneficio de las operaciones antes de partidas excepcionales fue de 3.230 millones, lo que supone un incremento del 9,5%.

La empresa —formada por British Airways, Iberia, Vueling y Aer Lingus— asegura que el aumento del beneficio se explica por un lado a una ganancia neta correspondiente a pensiones de 678 millones de euros (cambios en los planes de pensiones de British Airways).

A esto se une que en 2017 hubo un cargo excepcional de 288 millones relacionado con gastos de reestructuración en British Airways e Iberia, al que no tuvieron que hacer frente ya en 2018.

IAG propone a la junta general de accionistas un dividendo extraordinario de 700 millones

Los ingresos totales ascendieron a 24.406 millones de euros, lo que representa un aumento del 6,7%, mientras que el beneficio de las operaciones se situó en 3.678 millones, el 38,2% más, según comunica este jueves IAG a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El consejero delegado de IAG, Willie Walsh, afirma que la empresa ha logrado aumentar los resultados operativos "a pesar de tres importantes desafíos: el aumento de un 30% en los precios del combustible, las importantes incidencias sufridas debido al control del tráfico aéreo y un efecto adverso de los tipos de cambio de 129 millones de euros".

La firma matriz de Iberia anunció que planea proponer a la junta general de accionistas un dividendo extraordinario de 700 millones, razón de 35 céntimos por título.

Confían en un acuerdo tras el brexit

Sobre el brexit, Walsh asegura que confían en que haya un acuerdo integral de transporte aéreo entre Gran Bretaña y la Unión Europea, ya que gran parte de su negocio está en Reino Unido.

La semana pasada, la Unión Europea dio seis meses de plazo a las compañías aéreas que estén bajo control británico para que adapten su accionariado a la nueva situación si hubiera un Brexit sin acuerdo. Iberia pretendía que fuera un plazo de siete a 12 meses.

Con esta situación, las aerolíneas españolas Iberia y Vueling podrían perder su licencia de vuelo en Europa si no se cumple con la exigencia de que, al menos, el 51% del accionariado sea extracomunitario.

Hemeroteca

Iberia Resultados 2018
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad