stop

El mecenazgo y el patrocinio, con un incremento del 20%, ya representa el 14% de los ingresos totales

Barcelona, 10 de marzo de 2017 (19:43 CET)

Compromiso público con el Liceu. Las administraciones mantienen su apuesta por el Gran Teatre del Liceu, que tendrá un presupuesto para la próxima temporada 2017-2018 de 44,6 millones de euros, casi un millón más que en la actual temporada. Las cuentas han sido aprobadas por unanimidad por el Patronato del Liceu, que ha presidido por primera vez Salvador Alemany.

Los números comienzan a salir, después de algunos años con dificultades. Alemany y el director general del Liceu, Roger Guasch, han dado a conocer este viernes todas las cifras, que suponen un salto adelante. El patronato aprobó en su reunión del pasado miércoles las cuentas auditadas de la temporada 2015-2016, que cerró con equilibrio económico por según año consecutivo dentro del plan estratégico y de viabilidad 2014-2017.

El cierre del año presenta unos ingresos de 42,8 millones de euros, lo que representa un incremento de 3,1 millones de euros respecto a la temporada 2014-2015, y con un incremento de 0,6 millones en comparación al presupuesto inicialmente aprobado. El superávit alcanzó los 223.000 euros, prácticamente calcado al de la temporada 2014-2015, que se cerró con un déficit mínimo de 26.000 euros. Con esa cifras se dejaba atrás las pérdidas obtenidas en los ejercicios 2012-2013 y 2013-2014, con 4,3 millones y 3,9 millones, respectivamente.

Las administraciones se comprometieron a cubrir el déficit estructural de cuatro millones de euros anuales durante el periodo 2017-2021, según el acuerdo de la Comisión Ejecutiva que se celebró el pasado mes de julio. Y ese acuerdo se mantendrá para elaborar el nuevo Plan Estratégico y de Sostenibilidad 2017-2021, que ahora se encuentra en fase de redacción final.

Según Guasch, sólo queda “una pequeña incertidumbre, pero se confía en lo que se declaró en la reunión”, en alusión al compromiso de las administraciones, que “se conjuraron para conseguir las aportaciones necesarias”.

Aunque siempre se contraponen, como si fueran dos clubes de fútbol, Salvador Alemany ha anunciado que el próximo día 24 se celebrará en Madrid una reunión conjunta entre el Teatro Real y el Licey para “un cambio de impresiones al máximo nivel”, con el objeto de explorar futuras coproducciones o mecenazgo.

El mecenazgo es, precisamente, una de las cuestiones que el Liceu quiere potenciar, tras el nombramiento de Alemany como presidente del Patronato. Para ello también se designó a Jaume Giró, como nuevo presidente del Consejo de Mecenazgo. Ese capítulo sigue al alza. En la temporada 2015-2016 la recaudación llegó a 5,93 millones de euros, una cifra similar a la de 2008-2009, justo antes del inicio de la crisis económica. Y el mecenazgo, en el periodo en el que se ha aplicado el plan estratégico y de viabilidad, se ha incrementado alrededor de un 20% respecto a la temporada 2013-2014. Ahora representa el 14% de los ingresos totales.

El Liceu programará 13 óperas, nueve escenificadas y cuatro en concierto. El telón se abrirá el 13 de septiembre con Il viaggio a Reims, de Rossini, una sátira del Antiguo Régimen

Los ingresos por actividad artística se han situado en 15,83 millones de euros, llegando al 37% de los ingresos e incrementando en 2,5 millones respecto a la temporada anterior. Según los responsables del Liceu, una parte significativa del incremento de los ingresos por la actividad artística y la optimización de los costes estructurales de acuerdo con el plan de viabilidad se están dedicando a la mejora de la calidad artística y musical, con un incremento de 1,3 millones en los gastos artísticos, y casi un millón para la consolidación del proyecto musical.

Una de las novedades, para buscar un público más joven, es la puesta en marcha de la compra online para menores y estudiantes con una tarifa especial de 30 euros, con un mayor tiempo, de las tres horas actuales a 48 horas, para que puedan adquirir esas localidades.

Respecto a la temporada artística, el Liceu programará 13 óperas, nueve escenificadas y cuatro en concierto. El telón se abrirá el 13 de septiembre con Il viaggio a Reims, de Rossini, una sátira del Antiguo Régimen y la aristocracia en una versión de Emilio Sagi.

Los amantes del Liceu, sin embargo, esperarán con ansiedad la actuación de Jonas Kaufmann, el tenor más solicitado del momento. Será el protagonista de Andrea Chénier, de Giordano. Asumirá el papel del poeta francés del título en una versión escénica de David McVicar estrenada en el Covent Garden. La dirección musical será a cargo de Pinchas Steinberg.

Por primera vez en el Liceu se podrá escuchar Demon, una ópera de Anton Rubinstein, protagonizada por otro artista aclamado, el barítono Dimitri Hvorostovsky. Y no faltará un Wagner, con Tristán e Isolda, con la dirección de escena a cargo de Àlex Ollé (La Fura dels Baus).

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad