Orange reta a su plantilla con un ERE irreal

stop

Los trabajadores acusan a la compañía de actuar de "mala fe" tras poner sobre la mesa 150 despidos más de los anunciados en su momento, tras la fusión con Jazztel

Pablo Jiménez

El director general adjunto del grupo Orange, Gervais Pellisier (d), y el ex CEO de Orange España, Jean Marc Vignolles, en una rueda de prensa en 2015 / EFE
El director general adjunto del grupo Orange, Gervais Pellisier (d), y el ex CEO de Orange España, Jean Marc Vignolles, en una rueda de prensa en 2015 / EFE

Barcelona, 31 de enero de 2016 (01:00 CET)

Las fusiones en la telefonía española están dejando un buen reguero de víctimas. La batalla entre sindicatos y la dirección de Vodafone se saldó en septiembre pasado con la firma de un ERE que provocará 1.059 despidos, fruto de la unión entre la operadora de origen británico y ONO.

La situación se repite ahora en Orange. La filial en España de la gran teleco francesa anunció este jueves un plan para despedir a 550 trabajadores, como resultado de la adquisición de Jazztel --una operación que se hará efectiva en pocos días, el 9 de febrero--. 

La plantilla no se lo cree

Aunque desde la empresa argumentan que la cifra es fruto de un "análisis en profundidad" del nuevo escenario tras la fusión y que pretende "evitar duplicidades", la plantilla no se cree la propuesta. Fuentes de CCOO, el sindicato mayoritario en el plantel, acusan a la dirección de actuar de "mala fe", al poner sobre la mesa un plan que supera en 150 los despidos que en su momento anunció la compañía. 

"El recorte de plantilla en ningún caso superará los 400 empleos", proclamó Gervais Pellisier, CEO de la operadora en Europa, en septiembre de 2014, cuando se confirmó la OPA amistosa sobre Jazztel. 

"No vemos el acuerdo"

Este cambio de parecer poco más de un año después ha sorprendido e indignado a la plantilla --compuesta por 7.084 trabajadores, al cierre de 2015--, que rechaza de pleno una propuesta que califican de "disparate" y que aleja enormemente un posible pacto amistoso entre las partes ("no vemos el acuerdo con estas condiciones", aseguran). 

Pero en el seno del plantel, además del qué, tampoco ha gustado nada el cómo. Las mismas fuentes acusan a la empresa de jugar sucio y de intentar "camuflar" un tijeretazo de envergadura: el total de despidos que maneja la compañía, y que afectarían a los centros que Orange tiene en MadridBarcelonaSevillaValencia Valladolid, es similar al total de trabajadores (sin contar teleoperadores) con los que cuenta la firma absorbida, Jazztel.  

Empleos en 'call centers'

En la información remitida a los trabajadores sobre el ERE, Orange hablaba de un "impacto neto de 250 puestos de trabajo, un 3,5% de la plantilla total". Esto es posible porque en su plan se incluye la promesa de contratar a 300 personas para las plataformas de atención al cliente, o call centers

Consultada por este diario, la compañía no ha sabido responder qué tipo de nuevos contratos se crearían ni bajo qué condiciones. Pero sí parece claro que diferirían mucho de los existentes ahora mismo entre la plantilla de la operadora.  

En 2015 se prorrogó un año más el actual convenio colectivo en Orange España, el tercero desde la llegada a nuestro país de la multinacional francesa en 2006, bajo el nombre de France Télécom.

Pensando en la negociación

Por los antecedentes, desde CCOO no entienden los términos en los que se está planteando un ERE que ya se rumiaba desde hacía meses. Pero que ha pillado por sorpresa, por su "celeridad" y precipitación, a la plantilla. 

En opinión de los representantes de los trabajadores, la única explicación radica en un intento de la dirección "de presentar en el futuro una rebaja del número de afectados como una muestra de su voluntad negociadora", indican.

Relevo en la dirección

Se da la circunstancia que el anuncio de este ajuste coincide, además de con la integración administrativa de ambas marcas, con el cambio en el equipo de gestión de la filial. A partir del 1 de marzo, el directivo francés Laurent Paillasot relevará en el cargo a Jean Marc Vignolles, actual consejero delegado de la compañía.

Fuentes sindicales descartan por ahora que las formas y velocidad con la que se ha presentado el plan de ajuste tengan algo que ver con este relevo. Ya que se espera que las negociaciones por el ERE, que podrían ir para largo dada la situación actual, pillen ya en el sillón de mando a Paillasot.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad