Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica, durante la conferencia que pronunció en la primera jornada del Mobile World Congress (MWC), en Barcelona, en febrero. EFE/Alberto Estévez

Telefónica dejará que O2 libre sus batallas antes de sacarla a bolsa

stop

Telefónica podría posponer hasta 2018 la salida a bolsa de O2, una vez resuelta la batalla del espectro radioléctrico en el Reino Unido

Pablo Jiménez

Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica, durante la conferencia que pronunció en la primera jornada del Mobile World Congress (MWC), en Barcelona, en febrero. EFE/Alberto Estévez

Barcelona, 08 de mayo de 2017 (12:30 CET)

Telefónica tiene en el Reino Unido un asunto espinoso. La compañía española deposita en su filial en las islas, O2, buena parte de las esperanzas para reducir de una tacada y en este mismo ejercicio la abultada deuda que arrastra el grupo. Así, la intención es sacar a la venta mediante una oferta pública de venta de acciones (OPV) la operadora británica en el último trimestre del año. Pero las circunstancias que rodean al mercado local de las telecomunicaciones podrían posponer la operación un año más, hasta 2018.

El motivo, informa The Times, es la negociación en torno a la próxima oferta de espectro que el gobierno de Theresa May sacará a subasta antes de final del año. Llevar la salida a bolsa a 2018 permitiría además moverse, al menos a priori, en un escenario con menos incertidumbres políticas. Para entonces, se habrá resuelto el dilema de qué Ejecutivo -en junio hay nuevos comicios generales en el Reino Unido- habrá de afrontar el meollo del brexit, cuyas negociaciones con la Unión Europea (UE) deberían de estar más avanzadas.

La batalla del espectro de ondas resulta clave para la filial británica de Telefónica, que habrá de rascarse el bolsillo para ganar mercado frente a sus rivales Vodafone y EE, a día de hoy dominadores de las frecuencias. Telefónica tiene la venta de O2 desde hace tiempo en su lista de tareas pendientes. No en vano, la operación es a día su principal baza para reducir la deuda de 48.595 millones (casi tres veces más que el ebitda que lució en sus últimos resultados anuales) que soporta. 

En esta línea de ventas, la empresa que dirige José María Álvarez-Pallete se deshizo en febrero pasado del 40% de su filial de infraestructuras Telxius por 1.275 millones de euros.

¿La mejor opción?

A pesar de tratarse de un paso lógico dentro de esta estrategia de desapalancamiento de la deuda, los analistas no ven la ven la posible OPV en O2 como la mejor de las opciones. La salida a bolsa parcial de la marca reduciría la capacidad para hacer caja de la matriz, sobre todo si se compara con  una hipotética venta del activo a otro operador o a un fondo de inversión, señalan desde Banc Sabadell. A preguntas de Economía Digital, Telefónica ha preferido no hacer declaraciones sobre la venta de O2 y el modo en que se llevará a cabo. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad