Torra, a la derecha, con Aragonès en un pleno del Parlament. EFE/Quique García

Torra da alas a Uber y Cabify en Cataluña pese a las amenazas del taxi

stop

El Ejecutivo catalán, amenazado con ver bloqueado el MWC, cierra la reunión con el taxi sin sabe cómo frenar a las plataformas de transporte privado

07 de enero de 2019 (20:24 CET)

La amenaza sobre la paralización de Barcelona por parte de los taxistas ya es real. El ultimátum de los taxistas a Quim Torra se ha cumplido tal y como estaba previsto. El sector, que está disgustado por la inacción de la Generalitat contra Uber y Cabify, ha dejada clara su advertencia: el próximo Mobile World Congress de Barcelona (MWC) peligra. 

Las asociaciones de taxistas metropolitanas han amenazado con bloquear los accesos por carretera al próximo MWC porque el Gobierno regional todavía no ha materializado sus exigencias para atar en corto a los las licencias VTC, las que utilizan los coches de Uber y Cabify. Sus demandas son dos: precontratar con una antelación mínima de 12 horas los servicios de vehículo de alquiler con conductor (VTC) y que estos vuelvan a sus bases una vez hayan prestado el servicio.

El taxi sabe que el MWC es clave. Ya amenazó el año pasado con bloquearlo y gracias a ello consiguió el primer reglamento anti-Uber

“El MWC es uno de los objetivos, lógicamente. Si la Generalitat se posiciona del lado de dos multinacionales -en referencia a Uber y Cabify- y deja a los taxistas catalanes, los de casa, en la ruina, el MWC será bloqueado totalmente”, ha señalado el portavoz de Élite Taxi, Alberto Álvarez, en declaraciones a los medios este mediodía.

La exigencia no es baladí. El taxi ya presionó el año pasado, utilizando la feria mundial de móviles como moneda de cambio. La ley restrictiva que el AMB, presidida por Ada Colau, articuló contra Uber y Cabify nació —y murió en tiempo récord— precisamente de las presiones del taxi ante la posibilidad de paralizar el MWC

La Generalitat, esquiva con el taxi

Las horas de la tarde de este lunes han sido decisivas. Álvarez y otros representantes del sector se han reunido con con responsables de la Generalitat a las 18.15 en la Conselleria de Territorio y Sostenibilidad para abordar esta situación.

Por parte del Gobierno catalán finalmente no ha asistido el conseller del ramo, Damià Calvet. Quienes sí han asistido han sido Isidre Gavín, secretario de Movilidad; el subdirector de Ordenación del Transporte de la Generalitat, Josep María Fortuny, y el director general de Transports de la GeneralitatPere Padrosa. Por parte de los taxistas han asistido Élite Taxi, el Sindicato del Taxi de Cataluña (Stac), la Asociación Empresarial del Taxi y la Federación Catalana del Taxi.

Álvarez ha detallado que en la reunión se iban a volver a plantear sus dos exigencias a incluir en la futura normativa catalana de las licencias VTC. “Si no se establece la precontratación y estos vehículos se quedan circulando por la calle, entonces están haciendo de taxis. Y quien quiera hacer de taxi que obtenga una licencia”, ha agregado.

El conseller de economía ha dado plantón al taxi en la reunión de este lunes

La cita ha terminado sin una respuesta clara. La Generalitat ha pedido un tiempo extra para estudiar las medidas, por lo que no será hasta dentro de cuatro días días, el viernes 11 de enero, cuando vuelvan a reunirse de nuevo con los taxistas para comunicarles si definitivamente cumplen o no con sus dos requisitos. 

Fuentes conocedoras aseguraron a Economía Digital que dentro del propio Ejecutivo catalán existe una clara división entre los defensores de las tesis del taxi y los detractores, con la Conselleria de Economía — también desde la ACO, el organismo de competencia de Cataluña — como la voz más crítica.

Pero el taxi confía en la Generalitat

Fuentes del taxi están esperanzadas por el tono y las sensaciones con las que ha cerrado la reunión. “El marco jurídico está claro, lo único que falta es voluntad política. De momento, la predisposición de la Generalitat es muy buena. Vamos a ver si sigue así y hasta dónde llega”, ha explicado uno de los portavoces a este medio al cierre de la cita. "Está hecho", ha asegurado. 

En caso de que la Generalitat no acceda a sus demandas, los sindicatos convocarán una asamblea en el Aeropuerto de Barcelona-El Prat para concretar un calendario de movilizaciones indefinidas.
 

El taxi confía en que el viernes la Generalitat dará luz verde a sus demandas

El pasado otoño, el Gobierno aprobó un real decreto que facultaba a las comunidades autónomas para que regulen la actividad de VTC en sus respectivos territorios, con una posible implantación de segundas licencias para respetar el ratio 1/30 (una licencia de VTC por cada 30 taxis).

Pero este decreto también fijó una moratoria de cuatro años que impedía que las licencias VTC sufrieran algún tipo de limitación. Este sería el motivo por el que la Generalitat no quiere precipitarse con una normativa que pueda impugnarse en los tribunales. Fuentes consultados inciden en que cualquier irregularidad— Fomento ya está recibiendo reclamaciones en otros puntos de España —  obligará a la administración a indemnizar con dinero público a los titulares de estas licencias.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad