Contrato de alquiler con opción a compra: todo lo que deberías saber

Te explicamos los puntos fundamentales del contrato de alquiler con opción a compra y sus ventajas e inconvenientes

Viviendas en el centro de Madrid.

Comprar o alquilar, he ahí la cuestión. Algunos lo tienen claro: alquiler porque la entrada para pagar un piso es inviable. Pero hay quien, pese a las dificultades para meterse en una hipoteca, se resiste. Y por eso está la tercera opción: el contrato de alquiler con opción a compra, un modo de vivir de alquiler de tal forma que puedes adquirir la vivienda y se te descuenta lo ya pagado.

El funcionamiento de este tipo de arrendamiento, que se rige por la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU). es sencillo: se alquila una vivienda y se pacta con el casero el derecho a compra. La compra debe hacerse efectiva antes del término del contrato, cuyo plazo es idéntico al de un alquiler tradicional, explica Idealista en su blog.

El precio de la vivienda debe estar estipulado en el contrato y no se puede modificar durante la vigencia del mismo. Es decir, el propietario debe vender el piso o casa al precio acordado al inquilino. Las cuotas que se hayan pagado por el arrendamiento se descontarán total o parcialmente del precio final.

Que incluye el contrato de alquiler con opción a compra

Respecto a qué debe incluir el contrato de alquiler con opción a compra, al ser doble, en él debe constar todo lo referente tanto al arrendamiento como a la venta:

El contrato de arrendamiento

En la parte del contrato de alquiler, debe figurar: duración del arrendamiento, plazo para ejercer la opción de compra, la cuota mensual, quién paga suministros, obras, tasas y reformas, según asegura el portal inmobiliario.

El contrato de compraventa

En el contrato debe aparecer reflejada la intención del propietario de vender la casa al inquilino por el precio pactado. Además, debe reflejarse cuánto hay que pagar de prima inicial (suele ser el 10%) y cuánto descuentan las cuotas del arrendamiento del precio final de venta.

Hipoteca.
Venta de una vivienda. Pixabay.

Ventajas e inconvenientes

Ventajas

  • Es una excelente opción si te gusta la casa, pero no dispones del dinero para comprarla. Esta opción te permite vivir en ella, mientras descuentas parte de su precio y ahorras para hacer efectiva la adquisición.
  • Puedes valorar si se ajusta a tus necesidades. Si no las tienes todas contigo, puedes probar unos años la vivienda, al tiempo que buscas otras.
  • Asegura el precio de venta. El propietario no podrá subir el valor de venta final de la casa, aunque el precio de la vivienda esté al alza.
  • La prima aporta garantías al propietario en caso de que haya impagos.

Inconvenientes

  • Si los precios de la vivienda bajan, el precio de la casa no podrá hacerlo. Esto puede ser negativo para el propietario, pero no para el inquilino.
  • Los propietarios suelen pedir una prima del 10% para poder arrendar con opción a compra. Si no se adquiere la casa al término del contrato, ese dinero se perderá.
  • Frecuentemente, las cuotas del arrendamiento son más caras.