Caixabank negocia con CCAA y diputaciones la instalación de nuevos cajeros en la España rural 

Caixabank prevé instalar cientos de cajeros automáticos en la Comunidad Valenciana, Cataluña y Madrid para combatir la exclusión financiera

Una trabajadora de Caixabank enseña a una mujer a usar el cajero.

Caixabank sigue presumiendo de tener la mayor red de oficinas y cajeros en España tras la integración con Bankia. También, de que el 40% de estas oficinas se sitúan en municipios de menos de 10.000 habitantes. Y que además, no van a abandonar poblaciones donde son la única entidad, pues fue “un compromiso de la fusión”, destacaba este martes el presidente de la entidad, José Ignacio Goirigolzarri, en una presentación.  

Sin embargo, una parte importante de la población tiene dificultades para retirar efectivo o realizar operaciones financieras básicas y en consecuencia, se encuentran en riesgo de exclusión financiera por los cierres de oficinas que ha llevado a cabo el sector financiero en los últimos años.

Y por ello, el número uno de Caixabank destacaba que “está en conversaciones con Comunidades Autónomas y diputaciones para instalar cajeros automáticos en municipios de poca población”. Actualmente, la entidad cuenta con unas 4.200 oficinas y casi 12.000 cajeros en España.

Pero también con 17 ofibuses que dan cobertura a 622 municipios (frente a las 430 localidades que atendían el año pasado) y servicio a 300.000 personas. Desde comienzos de año, la entidad ha incorporado la provincia de Palencia a las rutas y ha ampliado el servicio en Ávila, Ciudad Real, Granada, Guadalajara, La Rioja, Madrid y Segovia. 

Una de las últimas alianzas fue con la Comunidad de Madrid el pasado mes de abril. La región que preside Isabel Díaz Ayuso y el banco catalán acordaron extender el servicio de oficina móvil a 41 municipios, ofreciendo así asistencia financiera presencial y personalizada a más de 62.000 vecinos. Hasta la fecha, este servicio estaba activo en 31 municipios. 

Ahora, Caixabank también quiere acelerar con la instalación de cajeros automáticos para acercar los servicios financieros básicos a las zonas más despobladas. Los contratos más avanzados los tiene con la Comunidad Valenciana, Generalitat de Catalunya y Comunidad de Madrid.   

En la Comunidad Valenciana, el Consell ya anunció a principios de año que había llegado a un acuerdo con Caixabank para la instalación de 135 cajeros de manera progresiva en 124 poblaciones que no contaban con servicios bancarios. 

El pasado mes de mayo, el banco firmó un contrato similar con la Diputación de Guadalajara, concretamente para instalar cajeros automáticos en 33 municipios de la provincia. Aunque en este caso, el banco fue adjudicatario tras realizarse un concurso público.  

Caixabank se comprometió a llevar a cabo dicha instalación en un máximo de 3 meses; El objetivo de este contrato es dotar de cajeros automáticos a los pueblos de la provincia que carecen de servicios bancarios para acabar con la brecha financiera que sufren las zonas rurales.  

Entre las distintas operaciones que se pueden llevar a cabo en estos cajeros, además de la retirada de efectivo, destaca el ingreso de dinero con retención de billetes falsos, la lectura y actualización de libretas bancarias y las transferencias entre cuentas.  

Pero también, el pago de tributos gestionados por el Servicio de Recaudación de la Diputación y de impuestos autonómicos y estatales, la recarga de móviles, el pago de multas o la recuperación de tarjetas capturadas, que deberán ser remitidas a la oficina bancaria emisora de la tarjeta. 

Según el Periódico de Extremadura, actualmente, Caixabank también se disputa junto a Cajalmendralejo la instalación de cajeros en 38 pueblos de Cáceres con el objetivo de paliar la exclusión financiera en 78 localidades de menos de 20.000 habitantes de la provincia que carecen de servicios bancarios.