Criteria pisa el freno en Telefónica con la acción en mínimos

La Caixa deja de invertir en la ‘teleco’ coincidiendo con las vacaciones y un giro hacia un perfil inversor más prudente por la crisis del coronavirus

Criteria lleva casi dos meses si mirar hacia Telefónica. El holding inversor de la Fundación Bancaria La Caixa inició su andadura en el capital del gigante de las telecomunicaciones hace más dos años, pese a que Caixabank es ya uno de sus principales accionistas, pero su parón actual sorprende pues no estamos en época de bloqueo y justo en agosto la acción de la compañía ha estado en mínimos históricos, hasta el punto de que José María Álvarez-Pallete compró 100.000 títulos a principios de mes.

Telefónica es una de las apuestas favoritas de Isidro Fainé, presidente de La Caixa y de Criteria y vicepresidente de la teleco, cargo que hereda de cuando presidía Caixabank. El banco no le ha sustituido en el consejo de su participada cuando, por imperativo del BCE, dejó la presidencia de la entidad. Fue entonces cuando empezó a hacer compras desde Criteria, mientras que Caixabank se quedó clavada en el 5%.

Las compras por parte del holding de La Caixa demostraban confianza en la compañía y en la gestión de Pallete y su equipo, que retocó para modernizarla pero que ha vivido algunas crisis por los cambios en el sector y los problemas en algunos países. El presidente de Telefónica las resolvió con un giro estratégico hace casi un año y Criteria siguió ganando peso. A Fainé le gusta la empresa, su rumbo y su capitán.

Pero este agosto, el grupo catalán se ha quedado petrificado en Telefónica. Sus últimas compras son de finales de junio, con una inversión de cerca de un millón de euros justo antes de entrar en el lock-up por la presentación de los resultados del primer semestre, que hizo públicos el 30 de julio. Tras su aprobación, se volvió a abrir la veda para los directivos y consejeros y, de hecho, Pallete pasó a la acción.

Es cierto que es agosto, pero ni las inversiones ni la bolsa entienden de meses de parón, y menos en un verano tan atípico como este en el que, además, la acción de Telefónica se ha vuelto a hundir a sus mínimos históricos con el castigo de los mercados a las cotizadas españolas desde la llegada de la pandemia de coronavirus.

Cuando inició su apuesta en el gigante de las telecomunicaciones, La Caixa solía esperar a que el precio bajara por debajo de los 7,40 euros. Las últimas compras, en junio, ya las hizo a menos de 4,25, y este mes ha llegado a bajar de los 3,50 euros. Por tanto, era, y sigue siendo, otra ocasión de oro para reforzar la apuesta, pero no la ha aprovechado. Telefónica vale apenas unos 18.000 millones en bolsa.

Criteria asume un perfil inversor más conservador

Fuentes cercanas al presidente de La Caixa explican que Fainé no ha cambiado su opinión acerca de la participada y la gestión de Pallete y que Criteria sigue con los mismos criterios inversores de buscar rentabilidad para nutrir la obra social de la fundación. Pese al impacto del coronavirus, Pallete aseguró el dividendo, que había subido meses antes en su nueva estrategia para seducir a los inversores.

Lo que sí admiten las fuentes consultadas es que la aparición de la pandemia de Covid-19 ha llevado al grupo catalán a ser algo más conservador. Se ha impuesto la prudencia en las inversiones, como admitió Criteria en su presentación de los resultados semestrales, pero es algo que afecta a todas sus inversiones, no solo a la teleco.

El holding inversor de La Caixa tiene el 1,27% de Telefónica que ha ido comprando poco a poco aprovechando algunas bajadas de su precio o tras anuncios importantes, como el acuerdo con Liberty en Reino Unido. Fue entonces, tras el anterior lock-up, a mediados de mayo, cuando hizo la última penúltima compra, por cerca de un millón de euros, a entre 4,16 y 4,25 euros la acción. La última fue entre el 25 y el 29 de junio a precios similares y también rozó el millón de euros.