El fondo de cobertura AQR sube sus posiciones cortas en Cellnex

El inversor internacional cree que el precio en bolsa de la compañía estrella del IBEX bajará

Cellnex.

En plena fiebre inversora por las torres de las operadoras y buenas expectativas de negocio para los operadores neutros de telecomunicaciones, el fondo de cobertura AQR, cuyo rostro visible es el magnate estadounidense Cliff Asness, pone la nota discordante en Cellnex, la compañía estrella del IBEX que acumula una gran revalorización en bolsa en los últimos años.

El inversor internacional ha comunicado recientemente a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) nuevas posiciones en corto en la torrera española. Equivalen al 0,6% del capital, lo que aflora aproximadamente 144 millones de euros de acuerdo a valores del mercado ahora mismo.

AQR es uno de los fondos de cobertura más acostumbrados a tomar posiciones cortas en la bolsa española. En Cellnex lleva tiempo presente y anteriormente ha invertido a la baja en compañías como Banco Popular, DIA o Inditex. Esta estrategia, que se ha popularizado tras el fenómeno de Wall Street Bets, se basa en invertir apostando en contra de las compañías. 

¿Cómo lo hacen? Vendiendo acciones que previamente han recibido prestadas con el compromiso de devolverlas en el futuro. Si las acciones han bajado cumplido el plazo de devolución, los fondos de cobertura ganan con la diferencia; si suben y se encarecen, pierden. 

Cellnex, la empresa que no deja de crecer en bolsa

Uno de los motivos por los que los bajistas invierten en una cotizada es que su acción se ha puesto cara, es decir, ya ha subido lo suficiente y lo lógico es que se abarate un poco cuando la euforia bursátil se rebaje.

En este contexto, Cellnex es un caso claro de empresa en crecimiento en su negocio y sobre el parqué. Se ha revalorizado más de un 10% en el último año y más del 100% en los últimos dos ejercicios. Capitaliza más de 23.000 millones de euros.

La estrategia de crecimiento de Cellnex se ha basado en la adquisición de torres de compañías de telefonía, unos activos que ya no son fundamentales para las operadoras. En cambio, los operadores neutros como Cellnex son capaces de rentabilizarlos, convirtiéndose en casero de la teleco a la que compran dichos activos y aumentando la rentabilidad porque dan cobijo a otras operadoras en la misma torre.

Se trata de un pacto en el que ganan las dos partes. La torrera se asegura ingresos a largo plazo y la compañía telefónica, ya sea Telefónica, Orange, Vodafone o cualquier otra, se ahorra los costes de mantenimiento de la infraestructura.

Así, Cellnex va camino de convertirse en el mayor gestor de este tipo de infraestructuras en Europa. Esta semana ha comunicado una nueva operación de calado: la compra de 10.500 torres en Francia (y planes de llegar hasta las 13.000) por más de 6.000 millones de euros.

La operación sucede a otras de una envergadura similar en países como Polonia, Reino Unido o varios enclaves a la vez, como sucedió con la compra de las torres de Hutchinson.

Queda por ver cuál será la evolución del mercado en los próximos meses. Su modo de crecimiento no es único y otros gigantes empresariales, como American Tower, también se han fijado en las mismas infraestructuras de telecomunicaciones disponibles para comprar en Europa, lo que podría limitar el crecimiento de Cellnex o encarecer su expansión.