Patrocinado por

El Gobierno avisa por carta a Caixabank y BBVA que deben negociar el ERE tras un mes de reuniones con la plantilla

Las reuniones de ambos bancos con los sindicatos se reanudan la semana que viene y entran en fase decisiva, pues prevén llegar a acuerdo en junio

Fedea propone a Yolanda Díaz limitar a tres los contratos para reducir la temporalidad. EFE/Luca Piergiovanni

El Ministerio de Trabajo ha avisado por carta a Caixabank y BBVA que deben negociar la reducción de despidos después de casi un mes de reuniones con los sindicatos desde que anunciaron el ERE. El banco que preside José Igancio Goirigolzarri anunció el número de salidas el 20 de abril y el de Carlos Torres el 22, entre los dos anunciaron mas de 12.000 y de momento solo han anunciado que recolocarán a 850 entre los dos.

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, ha reconocido este viernes – después de que El País adelantara la noticia- que su departamento ha enviado estas cartas a los dos bancos para advertirles de que “no es tiempo de despidos”.

Díaz ha defendido un discurso que ya ha repetido en anteriores ocasiones, y en el que recuerda que muchas de estas entidades han recibido dinero público y “tienen beneficios”, (un mensaje en el que también ha insistido recientemente el ministro José Luis Escrivá). También, que no tienen “posibilidad legal de actuar” porque la reforma del PP eliminó en el artículo 51 del Estatuto de los Trabajadores la autorización administrativa que había respecto de los despidos colectivos.

Ante esta situación, el Gobierno ha tomado la decisión de hacer esta advertencia legal en la que recuerda a los dos bancos que antes de formular un despido tienen que plantear medidas alternativas, también que la autoridad laboral debe velar por la efectividad del periodo de consultas.

En la carta, Trabajo destaca la obligatoriedad de ambas entidades de debatir medidas dirigidas a evitar o reducir los despidos colectivos y requiere formalmente el desarrollo de un periodo de consultas que sea “estrictamente respetuoso” con las formalidades y, en especial, con la normativa aplicable.

Los dos ERE están en una fase decisiva, porque la dirección de estos bancos quieren cerrar las negociaciones antes de que acabe el primer semestre del año y tienen que estudiar las propuestas de los sindicatos, que se centran principalmente en reducir el número de despidos, aumentar las recolocaciones y que las salidas siempre sean voluntarias, en la medida de lo posible mediante prejubilaciones.

BBVA inició el periodo formal de consultas el 6 de mayo, en esa reunión, el banco planteó las condiciones de salida de los trabajadores que se vean afectados por ERE, con indemnizaciones de hasta el 65% del salario anual; En Caixabank, no fue hasta esta semana (11 de mayo) cuando empezó el período de negociación formal del ERE.

La entidad catalana, que ha puesto en marcha este proceso de reestructuración tras la fusión con Bankia, ya avanzó en las primeras reuniones las condiciones de salida. La más criticada ha sido la limitación del 50% del número de personas mayores de 50 años que puedan acogerse.

En el último encuentro, la entidad se comprometió a hacer una homologación de condiciones salariales ente los trabajadores que proceden de Bankia con los de Caixabank, ajustándolo a lo que más beneficie a los trabajadores.

Sin embargo, lo más criticado en uno y otro banco es la cifra de despidos. El de Caixabank es el mayor ERE de la historia del sistema financiero español y en BBVA, el primero que hace el banco en España. De ahí, que haya sido tan criticado por el Gobierno y por su puesto, por la plantilla. Sobre todo por el momento, es decir, por la crisis sanitaria y económica.

Así, los trabajadores de BBVA hicieron movilizaciones el pasado 10 de mayo y reunieron a 6.000 empelados. Caixabank ha aprovechado la junta general ordinaria de accionistas celebrada este viernes en Valencia, para convocar a los suyos y mostrar su rechazo a los despidos.