VW y Seat fabricarán hasta 900.000 coches eléctricos en España tras la aprobación del PERTE

El desbloqueo de estas ayudas supone el espaldarazo definitivo a la instalación de una gigafactoría de baterías para vehículos eléctricos

Un operario trabaja en el nuevo laboratorio de baterías de Seat. EFE

La aprobación de las bases por las que se regirán las ayudas de hasta 2.975 millones de euros, que podrán solicitar las empresas en el marco del PERTE dirigido a la industria de la automoción, ha allanado el camino para que Seat y Volkswagen fabriquen hasta 900.000 coches eléctricos en Martorell, en Barcelona, y Navarra a partir de 2025. El grupo alemán se comprometió a hacerlo si llegaba el dinero de las ayudas, que se ha desbloqueado este mismo martes.

Además, los planes de Volkswagen para situar en España su fábrica de baterías sigue su hoja de ruta tras la orden ya publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) que permitirá desbloquear el presupuesto establecido gracias a los fondos europeos de recuperación que ha facilitado Bruselas para paliar la crisis económica del coronavirus. VW ya estudia la ubicación, que está entre la Comunidad Valenciana, Aragón y Extremadura, cuyo gobierno se ha reunido recientemente con el grupo para maximizar sus opciones, como ha adelantado Economía Digital.

El presidente de la automovilística, Wayne Griffiths, ya señaló que la fábrica de baterías solo se instalaría en España si los incentivos del PERTE lo permiten. Es por ello que, aunque ya se han garantizado estas ayudas, aún considera pronto concretar una ubicación para dicha instalación.

Por su parte, Volkswagen anunció su plan de inversiones para los próximos cinco años en España y, en este sentido, avanzó su intención de fabricar «vehículos eléctricos compactos» en la planta de Seat en Martorell y «SUV eléctricos» en las instalaciones de VW en Pamplona.

En Martorell, el grupo alemán pretende ensamblar tres modelos eléctricos de las marcas Cupra, Skoda y Volkswagen, con una previsión ya anunciada hace meses de llegar a los 500.000 vehículos al año. Si se suman las unidades que se ensamblarán en Pamplona supondrá un volumen global que alcanzará los 900.000 coches.

«El objetivo es favorecer la atracción de inversiones a España y reforzar a todo el ecosistema de automoción español del desarrollo de nuevas actividades en torno a la cadena de valor industrial del vehículo eléctrico y conectado, convirtiendo a España en líder de electromovilidad a nivel europeo«, han asegurado desde el Ejecutivo.

El documento publicado este martes establece un plazo máximo hasta 2023 para que las compañías puedan presentar sus proyectos para tratar de acceder a las ayudas. Una vez que lo hayan conseguido dispondrán de un máximo de 30 meses para financiar las inversiones y los gastos que hayan documentado.