Carlos Torres Vila, Francisco González y Onur Genç. BBVA
stop

La mayoría de los imputados por el Caso Villarejo, entre ellos Ángel Cano o Julio Corrochano, se han acogido a su derecho a no declarar

Madrid, 16 de agosto de 2019 (15:00 CET)

BBVA se someterá a una prueba de fuego el próximo 24 de septiembre. El titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, ha citado al BBVA para que acuda a declarar como persona jurídica investigada el próximo 24 de septiembre por el caso Villarejo.

Esta cita puede ser clave para el banco. Por el momento, la mayoría de los ejecutivos y ex ejecutivos del banco imputados por la Audiencia Nacional, se han acogido a su derecho a no declarar. Entre ellos, el ex consejero delegado del banco, Ángel Cano y el ex jefe de seguridad, Julio Corrochano; que se encuentra en libertad bajo fianza. Quien sí colaboró fue el ex presidente de Castellana Norte, Antonio Béjar, que poco después fue invitado a abandonar su cargo y que ha sido sustituido recientemente por Álvaro Aresti.

De acuerdo con EFE, la citación se produce a instancias de la Fiscalía Anticorrupción y ha sido firmada por el juez de refuerzo Alejandro Abascal al estar ausente el titular del juzgado. A finales de julio, García Castellón imputó al BBVA como persona jurídica por los delitos de cohecho, descubrimiento y revelación de secretos y corrupción en los negocios por los pagos que hizo durante años al excomisario a cambio de trabajos de espionaje.

Todavía no ha trascendido la persona que representará al banco. Durante la presentación de resultados semestrales, Onur Genç, consejero delegado del banco señaló que todavía no estaba decidida e adelantó que no descartaba recurrir la imputación. Hace pocos días Expansión señalaba que el banco estaba esperando a que se levantara el secreto de sumario para valorarlo.

Hasta el momento, BBVA siempre ha defendido que desde el primer momento ha colaborado con la Justicia. Este mismo jueves se conoció que el banco daba por cerrada la primera fase de las investigaciones forensic, si bien no adelantó ninguna de las conclusiones alegando que así evitaba entorpecer la vía judicial.

El banco también ha reconocido que solicitó al juez pernosarse como perjudicado, algo que por el momento ha rechazado, pero está por ver cuál será su estrategia de defensa y si optará por acogerse a su derecho a no declarar. Por ahora, García Castelllón ha imputado al banco por presuntos delitos de cohecho, descubrimiento y revelación de secretos y corrupción en los negocios por los pagos que hizo durante años al excomisario a cambio de trabajos de espionaje.

Por el momento, el banco presidido por Carlos Torres ha realizado pocos movimientos relacionados con el caso. Un día antes de la presentación de sus resultados semestrales, la entidad impulsó la renuncia del que fuera su jefe de jurídico y supervisión; una persona afín y que progresó durante los años en los que Francisco González fue presidente de la entidad. 

De hecho, las investigaciones del Caso Cenyt se centran en los años en los que presuntamente BBVA mantuvo una relación laboral con esta empresa, propiedad del ex comisario Villarejo. Esta relación se habría prolongado hasta que se produjo su detención.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad