Gonzalo Gortázar y Jordi Gual en la presentación de los resultados de 2017 de Caixabank. EFE
stop

Caixabank reducirá su plantilla en toda España en 2.157 personas, lo que supone un 7,3% de la plantilla, en línea con el cierre de sus sucursales

Madrid, 17 de enero de 2019 (12:31 CET)

La dirección de Caixabank ha comunicado a los sindicatos que prevé reducir su plantilla en toda España en un total de 2.157 personas, lo que supone un 7,3% de la plantilla del banco. Además, la entidad cerrará 793 oficinas.

La dirección del banco ha dado a conocer la afectación del recorte de plantilla durante una reunión celebrada en Madrid. Es la primera vez que Caixabank ofrece una cifra, aunque fuentes financieras ya hablaban de 2.000 despidos. De las bajas, 1.913 empleos serán de la red de oficinas y 244 de servicios de apoyo a la red, según explican fuentes de UGT.

CaixaBank emplea a un total de 37.511 personas, incluyendo al portugués BPI y a sus filiales. Sin embargo, el personal del banco en España es de 29.508 personas, por lo que el ajuste anunciado supone el 7,3% de la plantilla.

Caixabank asegura que la reforma se hace con el objetivo de "avanzar en la transformación de la red de oficinas urbanas"

Caixabank ya había comunicado a los sindicatos su intención de presentar un ERE para reducir la plantilla en línea con las necesidades del banco. Los despidos se deben a que la entidad tiene previsto reducir el número de sucursales. Así lo contempla la empresa en el marco del nuevo Plan Estratégico 2019-2021.

Las medidas, según la entidad, se plantean para "avanzar en la transformación de la red de oficinas urbanas, mantener la red de oficinas en el ámbito rural y potenciar los servicios digitales, como el modelo de atención a clientes In Touch".

Por su parte, los sindicatos aseguran que ven "desproporcionado" el ajuste de personal y que solo aceptarán fórmulas de salida que sean "100% voluntarias".

Cierre de sucursales

El plan recogía el cierre de unas 821 oficinas urbanas en los próximos tres años, el 18% de la red actual. Al final, la cifra de oficinas que cerrará es de 793. Entonces ya se dijo que ello implicaría también una reducción de plantilla.

El banco defiende que quiere extender el modelo de oficina store en las áreas urbanas y ampliarla hasta las 700, así como consolidar el modelo AgroBank en el ámbito rural, que ya suma más de 1.000 oficinas. En esta línea, apuesta por mantener sus oficinas en las poblaciones con menos de 10.000 habitantes, aunque con menos costes, según los sindicatos.

El consejero delegado de Caixabank, Gonzalo Gortázar, garantizó que el recorte de personal se haría de forma negociada con los sindicatos. Es por ello por lo que el pasado 10 de enero comenzó el proceso de negociación entre las partes.

Hemeroteca

Caixabank La Banca
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad