El consejero delegado de Deutsche Bank, Christian Sewing, durante una rueda de prensa. Foto: EFE/RW

La fusión Deutsche-Commerzbank muestra el camino a la banca española

stop

Los mayores bancos privados de Alemania confirman que negocian una fusión, siguiendo el consejo que el BCE también extiende a España: más concentraciones

Alessandro Solís

Economía Digital

El consejero delegado de Deutsche Bank, Christian Sewing, durante una rueda de prensa. Foto: EFE/RW

Barcelona, 17 de marzo de 2019 (17:23 CET)

Los rumores de meses empiezan a tomar forma: el Deutsche Bank y el Commerzbank estudian una fusión, según confirmaron los dos mayores bancos privados comerciales alemanes a través de comunicados este domingo.

Deutsche Bank, el mayor banco privado de Alemania, explicó en su web que evalúa la fusión como una "opción estratégica" y determinará si puede traer un "crecimiento provechoso" a la entidad. Ambos son cautelosos y avisan que nada está escrito en piedra: las conversaciones son "de final abierto", advirtió Commerzbank en su comunicado.

La fusión crearía un nuevo coloso en el sector, con un balance de dos billones de euros, 140.000 empleados y unos depósitos de ahorros de unos 840.000 millones de euros. Sería, en resumidas cuentas, la segunda entidad comercial privada más grande de la zona euro, solo superada por el banco francés BNP Paribas.

Descartada una subida de los tipos en 2019, y con la consecuente previsión de una peor rentabilidad, una potencial nueva entidad Deutsche-Commerzbank mostraría el camino a seguir a las entidades españolas, presionadas por el Banco Central Europeo (BCE) para emprender más concentraciones.

El BCE pide fusiones a la banca española

El BCE lleva años pidiendo fusiones, pero el volumen de su demanda sube cada vez más. Sin ir muy lejos, la primera semana de este mes, el responsable de supervisión Andrea Enrie transmitió lo que piensan todos en Fráncfort: "No han salido suficientes bancos del mercado", dijo, y lamentó que los procesos de consolidación han sido insuficientes.

La revisión del cuadro macroeconómico del BCE deja la inflación en el 1,2% en 2019, el 1,5% en 2020 y el 1,6% en 2021, y alejan al euríbor de situarse en positivo este año. Esto pone en un brete a Bankia y Sabadell, que contaban con un euríbor en positivo finalmente este año y del 1% en 2020, tal como lo contemplaron en sus planes estratégicos.

Bankia, con capitalización de 7.500 millones de euros, esperaba lograr un beneficio de 1.300 millones de euros en 2020, pero los analistas ya rebajan la cifra a 800 millones al retrasarse las expectativas de subida de tipos. Sabadell fue más cauteloso y no ligó sus objetivos a la política monetaria, pero su valor de mercado está en el suelo: 5.120 millones.

En enero, fuentes financieras citadas por Cinco Días confirmaron que algunas entidades analizan opciones de fusión y que las conversaciones se han intensificado. Bankia era el favorito entonces a protagonizar una operación de concentración. Está pendiente la fusión de Liberbank y Unicaja

Deutsche-Commerzbank: los sindicatos advierten de 30.000 despidos

Por el momento, Alemania acepta la invitación del BCE a analizar las fusiones, con sus dos mejores bancos a la cabeza. Lo hacen, eso sí, con calma. El portavoz de Deutsche, Jörg Eigendorf, matizó que hay que evaluar "todo el entorno" de "forma objetiva y sin dejarse llevar pos las prisas", en medio de rumores de que el Gobierno está "presionando".

En medios alemanes se asegura que la operación ha sido impulsada desde el Gobierno de la canciller Angela Merkel, cuyo ministro de Finanzas, el socialdemócrata Olaf Scholz, habría estado presionando en esa dirección. Pero los bancos tienen obstáculos, entre ellos el rechazo de los representantes de los trabajadores.

Los representantes de las plantillas temen una fuerte reducción de puestos de trabajo, de hasta 30.000 empleos, por lo que no ven sensatez económica en los planes de fusión.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad