De Parias, futura presidenta de CatalunyaCaixa

Todo listo para que una sevillana presida CatalunyaCaixa

stop

JUNTA DE ACCIONISTAS

en Barcelona, 11 de abril de 2015 (12:43 CET)

Cuando Artur Mas llegó en 2010 a la presidencia de la Generalitat ya estaba desplegado el cacareado mapa de cajas que diseñó el ex consejero socialista de Economía, Antoni Castells. De aquel plan de fusiones imposibles no quedan hoy ni los restos. La junta de accionistas de CatalunyaCaixa es la evidencia final. Dicho de otro modo: sólo sobrevive, aunque mutada, la única entidad que se negó a jugar y que, por supuesto, tenía músculo suficiente para resistirse.

Caixabank disputa el negocio en otras ligas (aspira a comprar entidades en Portugal) y las oficinas de su histórico competidor se disponen a obedecer a una sevillana y sí… a una mujer. Será la primera vez que pase. Que la política se haya quedado, por fin, al margen podría no ser un elemento casual. Cristina de Parias, jefa del BBVA en España y Portugal, tiene el terreno allanado desde este sábado para sustituir a Carlos Pla en la presidencia de la caja aún nacionalizada.

Los accionistas han cumplido con los trámites previos y el asunto sólo espera la bendición del presidente del banco, Francisco González.

Queralt, número dos

El consejero delegado del BBVA, Ángel Cano, quiere una integración rápida y que no se repitan los errores que el grupo cometió durante la absorción de Unnim. Los clientes, ciertamente, sufrieron el desembarco, como elefante en cacharrería, del gran banco español en las modestas cajas comarcales. De Parias no estará sola en esta tarea. Xavier Queralt, tradicional mano derecha de Cano en la comunidad, ejercerá de director general de la franquicia, que conservará la marca CatalunyaCaixa.

El relevo a punto de darse en la cúpula del grupo fundado por la Diputación de Barcelona es también histórico porque éste tendrá en su puente de mando, de una vez, banqueros afianzados y no a políticos: Antoni Serra Ramoneda y Narcis Serra, con sus dudosas dotes de gestión llevaron a CatalunyaCaixa a la quiebra; la confianza depositada en Adolf Todó por el Banco de España fue breve y tormentosa; y Pla –ejecutivo del BBVA— sólo ha guardado los muebles, aunque eficientemente.

La nueva cúpula

Cuando entregue las llaves a De Parias, Pla volverá a la jubilación que el FROB interrumpió. En la caja empezarán los cambios. Jordi Foz, Francesc Jordà, María Ángeles Peláez y Christian Terribas, serán los ejecutivos de peso. Este sábado, la junta de accionistas les ha nombrado vocales del consejo junto a la futura presidenta y su número dos. También se ha dado luz verde a las cuentas y a la reelección de Deloitte como auditor.

Probablemente, que una sevillana mande en la caja roja era el último de los supuestos que pasó por la mente de Mas después de fracasar --afortunadamente-- en su intento de organizar, durante la primavera de 2011, una salida a bolsa para salvar la catalanidad de CatalunyaCaixa, intervenida por el FROB ("Madrid", que diría él). El asunto habría acabado peor que la OPV de Bankia.

En Cataluña, una comunidad donde abundan los colectivos que miran por encima del hombro al resto de España, aún no se había dado tanto poder financiero a una mujer. BBVA confió a De Parias (48 años) el negocio ibérico al completo en 2013. Ya formaba parte del comité de dirección del grupo y tiene línea directa con el presidente. Antes dirigió Uno-e. Es experta en banca comercial, particularmente en créditos al consumo. 

Resistencias que caen

CatalunyaCaixa, junto a Banca Catalana, ha escrito los episodios más tormentosos de la historia financiera catalana. Aunque el nombramiento no es oficial puesto que BBVA no lo confirmará hasta dentro de 15 días, y De Parias --junto a sus cinco compañeros-- está en el consejo en "condición suspensiva" hasta que se traspase la propiedad, todo apunta a que la antigua caja se dispone a protagonizar hitos más admirables.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad