Alcoa mira a Guinea: el golpe de estado dispara el precio del aluminio a máximos de una década

El levantamiento militar en Guinea Conakry revoluciona los precios del aluminio ante el miedo del mercado al desabastecimiento. No obstante, la situación no ha generado ningún “impacto” en el complejo de San Cibrao

Instalaciones de Alcoa en San Cibrao. EFE/ Emilio Pérez Vázquez

Instalaciones de Alcoa en San Cibrao. EFE/ Emilio Pérez Vázquez

El precio del aluminio atraviesa un espectacular rally desde el año pasado. Un ascenso que ha tenido su punto culminante esta semana cuando, según los registros de la Bolsa de Metales de Londres, el LME, el mayor mercado del mundo en opciones y contratos a futuros de metales no ferrosos, alcanzó máximos de una década. Desde 2011, el aluminio no llegaba a esa cotización, sobrepasando los 2.700 dólares la tonelada. El origen del espectacular incremento está en Guinea Conakri, el mayor productor mundial de bauxita, la materia prima fundamental para la producción del aluminio.

En Guinea se acaba de producir un golpe de estado que ha depuesto al presidente Alpha Conde. El inesperado suceso dio un vuelco al mercado, debido a la inquietud que generó en los inversores, que temen que la inestabilidad pueda desembocar en un deterioro de la producción o en problemas de suministro. Ese miedo fue el que generó un nuevo rebote en el precio del metal este lunes, que llegó a los 2.775 dólares la tonelada, para descender ligeramente en las jornadas posteriores.

Sin repercusión en San Cibrao

La bauxita que emplean en la fábrica de alúmina de San Cibrao, en manos de Alcoa y de su socia Alumina Limited, también procede, de forma mayoritaria, de Guinea Conakry, donde la propia multinacional americana posee minas. No obstante, fuentes de la compañía indican que la situación que atraviesa el país africano no está provocando “ningún impacto” en el complejo lucense.

Si bien es inevitable que todo el sector mire hacia Guinea, lo cierto es que las informaciones que están trascendiendo, al menos de momento, indican que los militares que han tomado el control del país han instado a las minas de bauxita a no parar sus operaciones.

El aluminio se revaloriza un 90%

Haya o no problemas futuros en cuanto al suministro, la realidad es que la subida del precio del aluminio por causa de la situación de Guinea culmina una escalada sin precedentes desde el año pasado. Hay que tener en cuenta que en abril de 2020, con los mercados de todo el mundo derrumbados por el coronavirus, el precio del aluminio llegó a caer hasta los 1.425 dólares la tonelada. Desde entonces hasta ahora, se ha incrementado en más de un 90%.

Otro dato ejemplifica el rally del aluminio. El 30 de julio de 2019, cuando se selló el trapaso de las plantas de aluminio de A Coruña y Avilés por parte de Alcoa al fondo suizo Parter, la tonelada de aluminio estaba a 1.781 dólares en la Bolsa de Metales de Londres.

Las políticas de descarbonización, la recuperación económica y el frenazo de producción en China, que en los últimos años había tirado los precios del metal, son algunos de los factores que, según los analistas, han determiando el aumento progresivo del precio del aluminio.