La escalada del aluminio impulsa a Alcoa a beneficios récord mientras se atasca con la venta de San Cibrao

La compañía anuncia que ha ganado 238 millones de euros en el segundo trimestre a escasos días de que la ministra de Industria viaje hasta su sede en EE UU para desbloquear la venta de la planta de aluminio de Cervo

Alcoa

Varias personas participan en una concentración en conmemoración del año de “lucha” por la planta de aluminio y los puestos de trabajo de Alcoa San Cervo, en la Praza do Concello de Xove / Carlos Castro (Europa Press)

Alcoa resurge y cierra un segundo trimestre del año «de récord». La multinacional americana cosechó unos ingresos por valor de 2.833 millones de dólares (unos 2.400 millones de euros al cambio actual) y un beneficio neto ajustado de 238 millones de euros mientras hace las maletas de su planta de aluminio de San Cibrao (Cervo).

Según ha asegurado la compañía en la presentación de resultados, su desempeño en el segundo trimestre del año se ha visto impulsado por los «fuertes precios del aluminio, una mejor demanda de los clientes, un rendimiento operativo estable y una generación de efectivo adicional a través de acciones estratégicas». “Este desempeño récord refleja cómo nuestras estrategias están dando resultado», ha reivindicado el presidente de Alcoa, Roy Harvey.

La compañía asegura que ha llevado su producción de alúmina hacia niveles «cercanos al récord» en los últimos tres meses, al tiempo que sus envíos de productos de aluminio de alto valor añadido (palanquillas o losa) han registrado un repunte del 40% respecto al mismo periodo del año pasado.

Escalada del aluminio y venta de activos

Este repunte de producción y envíos, unido a un precio del aluminio que ha escalado hasta los 2.519 euros la tonelada y marca máximos de hace diez años han dado un empujón a la cuenta de resultados de Alcoa, que también recibe un impulso por la venta de activos.

Y es que la firma cerró el pasado mes de junio la venta de su su antigua fundición de Eastalco en Maryland. La compañía se embolsó 100 millones de dólares (unos 85 millones de euros) con la venta de esta factoría que permanecía cerrada desde 2010. El traspaso de estas instalaciones y sus terrenos de 8,5 millones de metros cuadrados le han permitido anotarse plusvalías por valor de 76 millones de euros, a los que se suman los 17 millones que se embolsó con la desinversión de otros activos no estratégicos.

Alcoa espera prolongar su racha en lo que queda de 2021 al calor de la «continuada recuperación de la economía y el aumento de la demanda de aluminio en los mercados finales». Por este motivo pronostican que, tras superar las previsiones de los analistas en el segundo trimestre, cosechará unos crecimientos de «doble dígito» en la venta de productos de mayor valor añadido.

Reunión clave con Reyes Maroto

Alcoa remonta el vuelo a la espera de celebrar la reunión clave con la ministra de Industria, Comercio y Turismo. Está previsto que Reyes Maroto se desplace hasta la sede central de la compañía en Pittsburgh este lunes con el objetivo de desbloquear la venta de la planta de aluminio de San Cibrao.

La firma estadounidense cuenta, según el comité de empresa, con al menos dos compañías interesadas en la compra de la factoría, pero Alcoa ha puesto como línea roja la intervención de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI). Con el recuerdo reciente de la venta de sus antiguas plantas de A Coruña y Avilés (ahora intervenidas judicialmente y siendo objeto de una investigación por parte de la Audiencia Nacional), la compañía pide que sea la SEPI la que ejecute una operación a tres bandas.

Sin embargo, los sindicatos denuncian la falta de avances en torno a esta cuestión. «Todo esto lo debería decidir la SEPI y la SEPI qué dice. Nada», ha denunciado el presidente del comité de empresa de Alcoa-San Cibrao, José Antonio Zan. «La SEPI no nos ha comunicado nada, ni ha dicho a Alcoa si sigue negociando o no», ha lamentado, antes de advertir con volver a «la batalla» si el Gobierno no asume la iniciativa y compra la planta para luego traspasarla a Trafigura, Sidenor, Atlas o Alvance, las cuatro firmas que se encuentran mejor posicionadas para abordar esta operación.