El golpe del Covid-19 a las cerveceras: los confinamientos recortan al mínimo el beneficio de Mahou

Mahou-San Miguel recorta sus ganancias un 98% en 2020, hasta los 2,3 millones, como consecuencia del golpe del Covid-19 al canal de la restauración

Mahou

El directivo de Mahou-San Miguel, Peio Arbeloa, en una imagen de archivo

El Covid-19 lamina prácticamente todo el beneficio de Mahou-San Miguel. La cervecera ha informado que sus ganancias ascendieron a 2,3 millones de euros en un año 2020 marcado por la pandemia, lo que supone una caída del 98 % respecto al logrado un año antes.

Mahou-San Miguel ha visto cómo su beneficio se desplomaba en un año en el que su facturación se redujo un 10,5 %, hasta los 1.252 millones de euros y su ebitda alcanzó los 166,3 millones, un 43,7 % menos, según el informe de resultados que ha presentado este jueves.

El grupo cervecero ha logrado compensar parte de la caída de ingresos en el sector hostelero con un repunte de ventas en supermercados y a través de su negocio internacional y, de cara a 2021, pronostican un rebote de ventas que, sin embargo, no será suficiente para alcanzar los niveles preCovid.

Las perspectivas de Mahou

De momento, en el primer trimestre del año sus ventas (en volumen) bajaron en España el 31,7 % en bares y restaurantes, y subieron en los supermercados el 8,6 %, cifras similares a las obtenidas el pasado año.

«Es dificilísimo hacer previsiones ahora, pero no estamos en una carrera a contrarreloj por recuperar los niveles de rentabilidad que teníamos en 2019 a corto plazo (…) Si es en 2023 o 2024, fantástico, pero no nos obsesiona», ha destacado el director general del grupo, Alberto Rodríguez-Toquero. El golpe del Covid-19 ha recortado facturación y ha dado un vuelco al mix de ingresos de la compañía. Los bares y restaurantes han pasado de representar un 55% de sus ingresos a pesar en torno a un 40%, mientras que el supermercado ha subido hasta concentrar el 60% de su facturación.

Además, en 2020 su actividad internacional supuso el 22 % de su cifra de negocio, con Reino Unido -donde incluso creció en ventas gracias a la fuerza de la enseña San Miguel en territorio británico- y Estados Unidos como mercados clave.

La deuda cero como colchón

«En internacional hubo un comportamiento positivo, aunque también hemos cerrado en negativo en países importantes como Portugal o Alemania. Esperamos para este año que en aquellos países donde van por delante en vacunación haya una vida más normal», ha augurado el director general de la cervecera, que ensalza la política de cero deuda que ha permitido que el grupo no haya necesitado “ningún tipo de financiación”.

De hecho, ha avanzado que están atentos al mercado para «aprovechar alguna oportunidad que se pueda producir» en materia de compras y adquisiciones después de haber tomado la decisión el pasado enero de desinvertir en la India.

«Tenemos la vocación de seguir reinvirtiendo en el desarrollo de nuestro negocio y no dejamos de buscar oportunidades. ¿Dónde? Sobre todo en Estados Unidos y en España», ha detallado el director general de un grupo que emplea a 3.887 personas tras la integración de parte de la plantilla de AB InBev en España.