El otro filón de Pharma Mar: factura 20 millones en Francia con un fármaco aún por aprobar

La compañía ´de origen gallego se embolsa casi 21 millones con las ventas de Zepzelca para uso compasivo en Francia, frente a los 12,7 millones que recibió en royalties de Jazz

José María Fernández de Sousa

El presidente de Pharma Mar, José María Fernández de Sousa

Pharma Mar cerró el año 2020 pulverizando todos sus registros. La compañía presidida por José María Fernández de Sousa regresó al Ibex 35 tras dispararse en bolsa hasta llevar su capitalización por encima de los 2.000 millones de euros y, además, culminó el ejercicio con unas ganancias récord de 137 millones de euros gracias a su macrocontrato con Jazz Pharmaceuticals para cederle los derechos de su nuevo fármaco estrella en Estados Unidos.

La compañía ya recibió pagos por valor de 300 millones de dólares por parte de la compañía irlandesa tras la aprobación acelerada de su antitumoral Zepzelca y, además, se ha embolsado otros 12,7 millones en concepto de royalties solo en la segunda mitad del año. Pero esta última cantidad se queda incluso corta respecto a lo que Pharma Mar ha logrado facturar por las ventas de este fármaco en un mercado en donde aún no ha sido aprobado oficialmente por parte de los reguladores (la Agencia Europea del Medicamento).

Casi 21 millones con Zepzelca en Francia

Y es que, según detalla la compañía de origen gallego en su memoria anual, prácticamente 21 de los 270 millones de euros en ingresos que se anotó el año pasado procedieron de las ventas de Zepzelca dentro de su programa ATU (autorización temporal de uso en Francia). Pharma Mar logra estas cifras con Zepzelca solo mediante su suministro como uso compasivo (aquel que se realiza con fármacos aún en desarrollo para tratar a personas con una enfermedad crónica o que ponga en peligro su vida), aún a la espera de dar nuevos pasos para la aprobación del fármaco en Europa.

La biotecnológica de origen gallego sufrió un traspié el pasado mes de diciembre en sus aspiraciones para llevar el Zepzelca a territorio europeo después de que su ensayo clínico de fase III Atlantis no arrojase los resultados esperados. En este estudio Pharma Mar testaba la eficacia de la lurbinectedina (Zepzelca) suministrada en dosis de 2 miligramos combinada con la doxorubicina, a diferencia de lo ocurrido en Estados Unidos, en donde ya cuenta con la aprobación acelerada del fármaco para ser administrado bajo monoterapia y con dosis de 3,2 miligramos.

Los pagos pendientes de Jazz

Este ensayo clínico frustrado era sobre el que se iba a sustentar la candidatura de Pharma Mar para el Zepzelca en la Unión Europea y otras partes del mundo en las que aspiraba a repetir el éxito alcanzado en Estados Unidos, en donde se ha asegurado una fuente de hasta 1.000 millones de dólares en ingresos fijos y un reguero constate en variables.

En concreto, la compañía capitaneada por José María Fernández de Sousa recibió 200 millones de dólares como pago inicial tras la firma del contrato de licencia con Jazz Pharmaceuticals, a los que posteriormente se sumaron otros 100 millones con la aprobación acelerada del fármaco por parte de la FDA este verano. A estas cantidades podrían sumarse los 150 millones de dólares que Pharma Mar recibirá de Jazz Pharmaceuticals en el momento en que la FDA conceda la aprobación definitiva, así como los 550 millones de dólares en función de hitos comerciales.

Este calendario de pagos y los royalties de entre el 10% y el 30% de ventas aseguran una fuente de ingresos continua para Pharma Mar a través de un antitumoral que ya desbanca a Yondelis como fármaco estrella de la compañía y gracias al cual Jazz Pharmaceuticals ya ha logrado facturar 91 millones de dólares (unos 76 millones de euros al cambio actual) en sus primeros seis meses en el mercado.