La primavera de Pharma Mar arranca con los ensayos del Aplidin y los resultados de Jazz

Semana clave para Pharma Mar en la que tanto ella como su socia con el antitumoral Zepzelca, Jazz Pharma, presentan resultados. Todo, a la espera de avances con los ensayos clínicos en Europa con el Aplidin

Pharma Mar

Sede central de Pharma Mar en Colmenar Viejo

Semana caliente para Pharma Mar. Está previsto que el próximo 26 de febrero la biotecnológica de José María Fernández de Sousa presente los resultados correspondientes al ejercicio 2020, un año “histórico” para la compañía de origen gallego en el que no solo consiguió dar el salto al IBEX35, sino que también logró dejar atrás los números rojos, en buena medida, gracias a los ingresos que le genera su alianza con Jazz Pharmaceuticals para el desarrollo de su antitumoral Zepzelca.

La compañía de origen irlandés también presentará resultados unos días antes, concretamente este martes 22 de febrero, con lo que los inversores tendrán un adelanto, al menos en lo que tiene que ver con los números de la lurbinectedina.

A fecha de septiembre de 2020, los ingresos procedentes de licencias obtenidos por Pharma Mar alcanzaban los 130,4 millones de euros. La mayor parte de los mismos procedían del acuerdo de licencia de Zepzelca para Estados Unidos suscrito con Jazz.

Culminación de un año sin precedentes

La presentación de los resultados correspondientes al año 2020 de la antigua Zeltia representa la culminación de un año de expansión sin precedentes. El ascenso de la biofarmacéutica se aprecia en dos magnitudes. El grupo de Fernández de Sousa cerró el año 2019 con unas pérdidas de 11,4 millones de euros. Ahora, los analistas prevén que presente unos beneficios por encima de los 160 millones de euros.

Las cifras y las perspectivas que se den a conocer esta semana, tanto desde Jazz como desde la propia Pharma Mar, pueden suponer un nuevo arreón en bolsa de la firma que, en estos momentos, presenta una capitalización bursátil por encima de los 2.000 millones de euros, un 60% más que a cierre del año pasado. Y es que, aunque su revalorización fue especialmente notable en el conjunto del 2020, la cotizada sufrió un fuerte bajón durante el mes de diciembre. El avance de las vacunas del Covid y el revés de los resultados del estudio de fase III Atlantis, con el que la compañía trató de testar la eficacia de combinar la lurbinectedina con doxurubicina en pacientes con cáncer de pulmón microcítico, la penalizaron.

Pero, al margen de la comunicación de los resultados de la propia compañía y de los su socia con su antitumoral estrella –precisamente el origen de su espectacular crecimiento en cuanto a ingresos y resultados–, Pharma Mar también se encuentra en un momento crucial para el desarrollo de su medicamento más mediático: el Aplidin, que nació como antitumoral y que el estallido del Covid reconvirtió a antiviral.

A la espera del Aplidin

La pasada semana, la biotecnológica anunció que acaba de obtener la autorización del regulador británico de medicamentos para realizar un ensayo clínico en fase 3, el Neptuno, en una muestra de 600 pacientes hospitalizados con infección moderada de coronavirus. La plitidepsina, la molécula del Aplidin, recibió a finales del pasado enero una potente inyección de confianza después de la publicación de un estudio en la prestigiosa revista Science que defiende su “potente” eficacia contra el Covid. La investigación fue impulsada, además de por la compañía, por el virólogo Adolfo García Sastre y el biólogo molecular Nevan Krogan.

Pero el recorrido del Aplidin no acaba ahí, ya que podría probarse en una amplia muestra de pacientes de forma simultánea en seis países más, entre ellos España. Según informa a este medio la Agencia Española de Medicamentos (AEMPS) el pasado 8 de febrero, el regulador dependiente del Ministerio de Sanidad “registró la entrada de la solicitud de ensayo clínico por procedimiento voluntario de armonización” (VHP en sus siglas en inglés) del antiviral en España y en otros cinco países de la Unión Europea.

¿Qué es un procedimiento armonizado?

Sanidad asegura que tratará de agilizar la aprobación del ensayo en fase 3 del Aplidin, si bien en este caso no camina sola. “Este procedimiento consiste en una evaluación coordinada y simultánea de la documentación por parte de las autoridades competentes de los Estados miembros involucrados”, apuntan. “Al tratarse de un procedimiento armonizado entre varios países, los tiempos están sujetos a los del procedimiento coordinado”, expone, para matizar que “dentro de este marco, se tratará de agilizar lo máximo posible”.

“Además de este, existe el procedimiento de autorización nacional –en el caso de España sería competencia de la AEMPS–. Es la empresa quién decide cuál de ellos le resulta más adecuado y envía la solicitud a tal efecto”, matiza la Agencia de Medicamentos.

Con todas estas cartas sobre la mesa, esta primavera se prevé clave para el avance de la biotecnológica con sede en O Porriño.