Escotet vaticina que España puede entrar en recesión «en los primeros meses de 2023»

El presidente de Abanca cree que la situación es diferente a la de la crisis financiera por la fortaleza de la banca, pero pide al Gobierno que deje de pedir a las empresas responsabilidades que no tienen

Juan Carlos Escotet, presidente de Abanca, interviene en el congreso de AECOC / AECOC

Juan Carlos Escotet, presidente de Abanca, interviene en el congreso de AECOC / AECOC

Una desaceleración económica clara y, probablemente, una recesión. Esos son los escenarios que dibuja Juan Carlos Escotet, el presidente de Abanca, para el futuro inmediato de la economía. El banquero, que suele dejar mensajes optimistas en sus intervenciones, aseguró en el congreso de la patronal del gran consumo Aecoc que la situación es muy diferente a la de la crisis financiera, principalmente debido a que la banca «mantiene el crédito» gracias a sus elevados niveles de solvencia y a la «disponibilidad de ahorro acumulado por las familias«. Sin embargo, las perspectivas no son buenas.

Escotet explicó que los datos macroeconómicos apuntan a «una desaceleración o una recesión» y que la política fiscal y monetaria, con subidas de tipos que, a su juicio, continuarán, nos acercan más a un escenario de crecimiento negativo. Concretamente, el dueño de Abanca vaticina un final de año «cerca del crecimiento cero» y un arranque de 2023 recesivo: «Es probable que en los primeros meses entremos en negativo».

Más inflación y más subida de tipos

Dos ideas sostienen este análisis. Por un lado, la previsible continuidad de la guerra en Ucrania; por otro, el encarecimiento del dinero. Estos dos elementos pueden hacer que la inflación se mantenga disparada y que el consumo siga contrayéndose. «Si la guerra se alarga, como parece que va a suceder, es posible que las previsiones de inflación del Banco de España se queden cortas«, dijo el banquero. Escotet entiende que en un escenario de inflación prolongada la respuesta monetaria por la vía de la subida de tipos puede «no ser suficiente» y, previsiblemente, «tenga que prolongarse más allá de 2023».

Además, entiende que los ciudadanos reaccionan al contexto inflacionista con una reducción del gasto. «Hay una correlación clara entre la subida de precios y la caída del consumo», sentenció.

Mensajes al Gobierno

El presidente de Abanca valoró la «resiliencia» mostrada por las empresas durante la crisis del Covid, garantizando el suministro y manteniendo la actividad y el empleo. Ahora, pide al Gobierno de Pedro Sánchez que no les pide responsabilidades que no tienen a través de su política fiscal. Al contrario, entiende que por donde debe comenzar a actuar es por el control del gasto, que, a su juicio, no se está ejecutando para desarrollar reformas estructurales.

Las palabras de Escotet llegaron el mismo día que la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) vaticinó un «estancamiento» de la economía en el tercer trimestre del año, para después entrar «en terreno negativo» tanto en el cuarto como en el primero de 2023. Sin embargo, ha defendido la presidenta de la institución, Cristina Herrero, tiene «dudas» de que ese encadenamiento de dos trimestres en negativo, aunque sea una recesión técnica, constituya una «recesión» como tal.