Galuresa, Carbugal, SBC, Ortegal Oil… Gasolineras de capital gallego piden paso con más de 200 millones en ventas

De los grupos autóctonos con estaciones de combustibles, el mayor negocio lo ostenta Galuresa, compañía compostelana con una facturación que ronda los 70 millones de euros

Imagen de archivo de una estación de servicio de Galuresa en Santiago de Compostela

Imagen de archivo de una estación de servicio de Galuresa en Santiago de Compostela

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp

Cambio de cromos en el negocio de la estaciones de servicio. La semana pasada, la gestora española Portobello, en su día dueña de la compañía de pantallas LED Trison, en alianza con el fondo estadounidense Tensile cerró el acuerdo para la compra y toma de control de Plenoil, la mayor red de gasolineras low cost del mercado español y también a la cabeza del ranking en Galicia, con una veintena de establecimientos abiertos y proyectos para abrir otros 10 más. No ha sido la única operación de calado de los últimos tiempos, ya que a finales del año pasado Cepsa irrumpió en el sector del bajo coste con la absorción de Ballenoil.

Al margen de los grandes grupos de estaciones de servicio en la comunidad, de Repsol a Cepsa y BPO, y de la irrupción de las marcas low cost, la comunidad gallega cuenta con un nutrido grupo de compañías dueñas de estaciones de servicio de capital autóctono que ha ido creciendo en los últimos años. Atentiendo a sus últimas cuentas depositadas ante el Registro Mercantil y consultadas por Economía Digital Galicia, solo marcas con Galuresa, Ortegal Oil, Carbugal, Galioil, el negocio relacionado con los combustibles del grupo Lence o SBC sobrepasan de largo los 200 millones de euros en ventas.

Galuresa

La compañía a día de hoy más grande es Galuresa, que se revela como una de las grandes empresas compostelanas junto con Finsa y con Televés y que fue fundada hace 56 años por el ya fallecido Manuel Martínez Antelo. La compañía finalizó 2022 con un patrimonio de 20 millones de euros. Las ventas de la compañía se dispararon el año de la inflación de los 53,7 hasta los 67,6 millones de euros. El resultado de explotación, el propio de la actividad de la compañía, se rebajó de 3,3 a 2,7 millones de euros mientras que el beneficio neto también decreció de 2,6 a 2,16 millones. En 2022 la sociedad repartió un dividendo de 2,3 millones de euros entre sus socios.

De los más de 67 millones de euros de cifra de negocio, el 89% lo representa la actividad de combustibles, con estaciones en las que suministra carburantes de Repsol, mientras que el 11% restante se corresponde con el negocio de supermercados de sus áreas de servicio.

Lence Torres

Tras Galuresa, otro de los grandes negocios con capital gallego en cuanto a facturación es Lence Torres, sociedad perteneciente al grupo Lence, conglomerado empresarial tras Leche Río y pilotado por Carmen Lence. Según su web, cuentan con siete estaciones de servicio en el centro de la provincia de Lugo.

En 2022, la sociedad Lence Torres facturó algo más de 31 millones de euros frente a los 23,4 millones del ejercicio precedente. En línea con muchas otras empresas el año del estallido inflacionario, el beneficio neto se resintió, al reducirse de 1,37 millones a cerca de 800.000 euros, según los datos del Registro Mercantil.

Explican sus administradores en su informe de gestión que el incremento de la facturación se debió a la subida del precio del combustible. «La facturación se incrementó en un 32,44% pero el coste del producto aumentó un 37,83%, En definitiva, se ha perdido un margen bruto de intermediación del 5,39%, lo cual, en las cifras que se manejan, supone una cantidad muy elevada. Solo la mejora en el apartado de otros ingresos de gestión ha logrado paliar, en parte, la diferencia obtenida», exponen.

Carbugal

Con once estaciones de servicio, todas en la provincia de A Coruña excepto una en Fuenlabrada, otra compañía de capital gallego en el sector de las estaciones de servicio es Carbugal, liderada por José Manuel y Miguel Ángel González Guizan, estando también vinculado el dueño del gigante Comar, José Collazo. Indican en su web que solo trabajan con Exolum, la antigua Compañía Logística de Hidrocarburos (CLH), que «suministra carburantes en Galicia desde sus refinerías de A Coruña y de Vigo).

La sociedad detrás de Carbugal, Peteiro Motor, cerró 2021, último año del que tiene datos presentados en el Registro, con una cifra de negocios de casi 20 millones de euros, ocho más que el ejercicio de la pandemia.

Cambio de manos de Galioil

Según se indica en su perfil de LinkedIn, otra cadena autóctona de gasolineras, Galioil, habría pasado, en noviembre de 2023, ha engrosar la red de estaciones de Carbugal. Efectivamente, la sociedad Comercializadora Gallega de Carburantes está desde el pasado año presidida por José Collazo, ocupando un puesto de consejero Miguel Ángel González Guizan. Anteriormente, se encontraba bajo el paraguas de Figrupo, un holding heredero de la compañía fundada en los años ochenta por Amador de Castro y que, del negocio de las inspecciones técnicas de vehículos derivó en un conglomerado de lo más diversificado.

Galiol inició su actividad en 2019 con la apertura de una gasolinera en Cee y, en enero de 2022, inauguró una nueva estación de servicio en el polígono de Costa Vella, en Santiago. En 2022, aún bajo el timón de Figrupo, disparó su facturación de 1,8 a 4,5 millones de euros. A pesar del incremento, la sociedad mantuvo unos números rojos de cerca de 150.000 euros.

Ortegal Oil

Otro de los casos de capital 100% gallego está en Ortegal Oil, marca de estaciones de servicio nacida en los 60 en Ortiguera y que a finales del año pasado contaba con cerca de una decena de gasolineras. Dirigido por el empresario Antonio López, esta empresa familiar ha llevado a cabo cierres y alquileres de algunos de sus activos el último año, buscando una mayor rentabilidad.

Bajo el paraguas del holding López Rubal, 2021, último ejercicio del que hay datos públicos, lo cerró con un aumento de ventas, de 6,7 a 9,1 millones de euros.

Staroil

Con orígenes en Meaño, también tiene capital 100% gallego Staroil, compañía perteneciente al grupo empresarial Plaza y que gestiona estaciones de servicio propias y asociadas, con cerca de la cuarentena en toda España. Es complicado conocer la facturación conjunta de estos grupos ya que muchos no consolidan sus distintas sociedades. Solo la sociedad Carburantes Plaza, con sede en Santiago de Compostela, en polígono do Tambre, facturó 12 millones de euros en 2022.

SBC

Con unas ocho estaciones de servicio, destaca también SBC, una red de gasolineras automatizadas encuadrada dentro del segmento de las low cost que nació hace algo más de una década con el impulso de su fundadora, la empresaria Ana García Barros. La sociedad tras este negocio, Puntos Bajo Coste, que tiene sede social en Madrid, se anotó una facturación en 2022 de 46,1 millones de euros, obteniendo un resultado neto de 431.000 euros.

A pesar de que alcanzó máximos de facturación (31 millones en 2021), en línea con el resto de compañías de combustible, el alza de los costes mermó sus beneficios. «Esta alza de los precios ha llevado aparejada una disminución muy pronunciada en la cantidad de litros vendidos por la sociedad, lo que ha supuesto una reducción de su margen comercial a pesar del incremento de precio final al consumidor y por ende en las cifras de facturación explican al respecto en su último informe de gestión.

Comenta el artículo
Avatar

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp