La dueña de Marineda City mantiene descuentos a inquilinos a la espera del regreso a los centros comerciales

“En centros comerciales, como esperábamos, algunos inquilinos empiezan a llegar al límite por el prolongado efecto del Covid-19 en su actividad”, admite Merlin Properties

Centro comercial Marineda City, de Merlin Properties. EFE

Centro comercial Marineda City, de Merlin Properties. EFE

Con el fin del estado de alarma y el avance de las vacunas, los centros comerciales esperan la vuelta de los clientes. El primer trimestre del año, marcado por las restricciones de la tercera ola, no fue el esperado. No solo lo dice el propio sector, también lo reflejan los resultados trimestrales de Merlin Properties, la socimi dueña de Marineda City, el gran centro comercial de A Coruña.

Según los mismos, presentados esta semana, la socimi cerró los primeros tres meses del año con una caída de ingresos de un 4,1% hasta los 126 millones de euros. Las rentas brutas descendieron en línea un 4,5%, hasta los 124,5 millones. Los ingresos procedentes de centros comerciales se quedaron en 28,6 millones, frente a los 31,8 millones del mismo periodo del año anterior.

Bonificaciones hasta julio

La compañía ha mantenido este primer trimestre sus políticas de bonificación a los arrendatarios con el objetivo de evitar impagos. A lo largo del pasado año, y solo en concepto de rentas, la dueña de Marineda City dejó de percibir casi 47 millones de euros como consecuencia del Covid. En este primer trimestre aplicó bonificaciones por valor de 11,6 millones. La socimi explica en su resumen ejecutivo que, según sus previsiones, cuando acabe el primer semestre, las medidas de alivio para los inquilinos le habrán generado un impacto de 19,6 millones de euros (18,6 millones para centros comerciales y un millón para el componente retail de las oficinas).

Desde que se desató la pandemia, Merlin optó por una política de bonificaciones sobre los alquileres que llegó al 100% en los cierres forzosos del confinamiento duro y que luego se redujo al 25% en base a las restricciones aplicadas (hasta el 30% en ocio y restauración). Los arrendadatarios, eso sí, deben hacerse cargo de los gastos comunes. En principio, estas ayudas se mantendrán hasta el 30 de junio.

¿Se recrudecerán impagos?

La socimi de Ismael Clemente siempre manifestó que una de las razones por las que había implementado estas ayudas a los inquilinos era, precisamente, evitar impagos prolongados. En el primer trimestre del año, los pagos de facturas devengadas en el segmento de oficinas y logística superaron el 99%, mientras que en el sector de los centros comerciales se redujeron al 60,6%, teniendo en cuenta que un 35% de las facturas se han ventilado debido a las políticas de bonificación durante la pandemia. Eso sí, en centros comerciales, hay un 4,4% de facturas impagadas.

Lo cierto es que explica Merlin que, si bien el nivel de cobros continúa en niveles muy elevados, “algunos inquilinos empiezan a resentirse por el efecto prolongado del Covid en la economía”.

Los números de Merlin en Galicia

Durante el pasado año, los ingresos por arrendamiento que Merlin percibió en Galicia llegaron a los 13,7 millones de euros, frente a los 20,6 millones del año anterior.

El valor de la cartera gallega de Merlin también disminuyó, pasando de los 400 millones a 374 millones. Representa un peso del 3% sobre el conjunto de activos de la socimi.