La heredera de Ferroatlántica acude al Supremo para intentar segregar las centrales

Xeal presenta un recurso de casación contra la resolución de Augas de Galicia que impidió a Ferroatlántica separar las centrales hidroeléctricas de la planta de Cee-Dumbría para venderlas

La empresa que adquirió la planta de Ferroatlántica en Cee-Dumbría y las centrales asociadas a la instalación, Xeal, mantiene la pugna judicial por segregar los activos hidroeléctricos del complejo industrial. Los trabajadores siempre se han opuesto a este movimiento, que ya intentó la compañía de Villar Mir, ya que entienden que, por un lado, es ilegal, y, por otro, abocaría a la factoría al cierre, al perder la división que aporta rentabilidad al conjunto.

Según informa el comité de empresa, Xeal, ha acudido al Tribunal Supremo para recurrir por casación la resolución del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, que refrendó la resolución de Augas de Galicia que impedía la segregación de las centrales, desplegadas por el río Xallas.

Para la plantilla, la iniciativa judicial de Xeal, propiedad del fondo TPG, evidencia que “el verdadero interés” del dueño está en el negocio energético, “pues mientras las fábricas sufren un progresivo deterioro por la falta de inversión y el recorte drástico de las capacidades productivas, la empresa no escatima esfuerzos en su batalla para segregar las centrales”.

Sin plan de viabilidad

Hay que recordar que Ferroglobe firmó con TPG un contrato para adquirir la producción que saliese de la factoría y que el grupo controlado por Villar Mir atraviesa una profunda crisis de deuda, con rumores sobre una posible venta de su participación –en el accionariado también está Globe–.

En un comunicado, el comité de empresa anuncia que retomará las movilizaciones con una concentración este viernes frente al Concello de Cee. Además, reprochan a TPG, a los gestores de la factoría, Ithaka, y a la Xunta que, pasado año y medio desde la venta, todavía no se conozca plan de viabilidad alguno para el complejo industrial.