La patronal de Stellantis alerta: necesitan alargar dos años el PERTE para ejecutar las inversiones

Anfac pide que el plazo para ejecutar las inversiones vinculadas a los fondos europeos se prolongue hasta 2028, dos años y medio por encima del plazo previsto, lo que requeriría del visto bueno de Bruselas

El presidente de la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), que engloba a Stellantis y al resto de fabricantes con actividad en España, ve insuficiente la reforma del Gobierno para el PERTE del vehículo eléctrico y conectado, el sistema por el que las compañías accederán a más ayudas europeas después del escaso éxito de la primera convocatoria. Ahora el Ejecutivo pretende flexibilizar las condiciones de acceso y alargar el plazo para ejecutar las inversiones hasta 2026. Sin embargo, Wayne Griffiths, también presidente de SEAT, cree que hace falta más.

El líder de Anfac explicó que lo ideal sería extender el plazo de ejecución de los proyectos de la segunda convocatoria del PERTE hasta 2028, es decir, dos años más de lo previsto por el Gobierno y dos años y medio más que el plazo inicial fijado por Bruselas, que finaliza en julio de 2025. Cualquier prolongación en ese plazo debe negociarse con la Comisión Europea.

Griffiths ha precisado que esto ayudaría más al éxito de la segunda convocatoria de ayudas del Perte VEC, después de que en la primera se adjudicara menos del 30 % de los casi 3.000 millones de euros de fondos con que está dotado esta ayuda, que se prolongara la fecha hasta 2028. Insistió en que repetir en esta segunda convocatoria las condiciones de la anterior llevaría a tener el mismo resultado.

Flexibilizar las condiciones

El presidente de Anfac considera que habría que cambiar algo las condiciones y flexibilizarlas, y una de ellas sería la de las fechas de la ejecución de la inversión. Ha añadido que los fabricantes de automóviles quieren trabajar con el Gobierno para buscar una solución para la segunda convocatoria del PERTE.

Respecto a las conversaciones que han mantenido con el nuevo secretario general de Industria, Francisco Blanco, Griffiths ha señalado que este reconoce que hay que flexibilizar las condiciones y que el Gobierno tiene voluntad de hacerlo, aunque es algo que debe hablar con la CE.