Más de 55 millones en juego en la guerra en los juzgados entre proveedores de Inditex

Valcor Invest y Valmar reclaman a Caamaño, Kimak y al presidente y expresidente de Goa Invest, entre otros, una responsabilidad civil superior a los 55 millones en la querella admitida a trámite en el Juzgado de Instrucción número seis de A Coruña

Un trabajador de Kimak, antiguo Grupo Caamaño, durante la adecuación de la tienda Zara en la Plaza de España de Madrid / Kider

Un trabajador de Kimak, antiguo Grupo Caamaño, durante la adecuación de la tienda Zara en la Plaza de España de Madrid / Kider

La batalla desatada en los juzgados de A Coruña entre dos proveedores de Inditex y en la que están implicados directivos de Goa Invest, la constructora del gigante textil, tiene números. La querella presentada por Valcor Invest y Valmar contra Kimak Solutions y Caamaño, y también dirigida contra el presidente y expresidente de Goa Invest, afecta a una veintena de personas físicas y jurídicas a las que el querellante reclama una responsabilidad civil algo superior a los 55 millones de euros. 

De acuerdo con datos de la querella a los que ha tenido acceso Economía Digital Galicia, los importes reclamados guardan relación con parte del beneficio acumulado entre 2014 y 2018 de los negocios conjuntos en varias sociedades, toda una alianza, que en su día conformaron los empresarios José María Caamaño Louro y Julio Vales Ponte, impulsor este último ahora de la querella, junto a sus sociedades Valcor Invest y Valmar. 

Negocio aportado por uno de los socios 

Esos 55 millones de euros de beneficio son consecuencia de una cifra de negocio bruta de 354,3 millones de euros, que fue la facturación que, según la querella, aportó uno de los socios, Vales Ponte, al grupo. La alianza de ambos empresarios se fraguó a través de la creación de tres vehículos societarios, participados por ambos al 50%. Se trata de Valmarcasa Constructores y Promotores SL, Valmarcaa Invest SL y Avanges Madrid SL. En la querella se explica, según los datos consultados, que la dirección financiera del grupo Caamaño, ahora Kimak, era la encargada de la gestión y la contabilidad. 

La actividad conjunta mantenida por ambos empresarios tenía que ver con varias líneas de negocio, y hace referencia tanto a las filiales establecidas en China y el mercado asiático por el grupo como a la mejora en procesos logísticos de gestión de almacenes efectuadas a diferentes clientes. 

Varios delitos 

En el auto de admisión a trámite de la querella presentada en el Juzgado de Instrucción número seis de A Coruña, al que ha tenido acceso Economía Digital Galicia, la jueza considera que los hechos denunciados pueden ser constitutivos de delitos de administración desleal, falsedad en documento mercantil, falsedad documental y corrupción en los negocios.  

Y es precisamente un delito de falsedad contable lo que la querella de Vales Ponte atribuye a Caamaño Louro, entre otros, ya que los resultados aportados por el primero al grupo de empresas (facturación de 354,3 y beneficios de 55 millones), en lugar de contabilizarse como ingresos eran registrados como falsos préstamos, lo que convertía a uno socio en acreedor de otro, “por lo que el prejuicio sufrido era duplicado, al margen de los intereses eventualmente devengados por tales préstamos ficticios”. 

La trama llega a Goa Invest 

Corrupción en los negocios y falsedad documental, dentro de una red de presuntas facturas falsas, como adelantó Economía Digital Galicia, son los delitos que atribuye la querella Vales Ponte a los directivos de Goa Invest relacionados con Caamaño Louro. En este caso la operativa pasaba, según el denunciante, por la emisión de facturas falsas para “sortear los controles financieros a los que Goa Invest sometía a sus proveedores, así como falsear ante esta entidad el resultado económico de las obras”.  

Economía Digital Galicia se ha dirigido a Inditex para conocer su versión sobre la querella presentada en el juzgado y en la que figuran los directivos de su constructora, sin obtener respuesta por parte del grupo textil.